ESP CAT ENG

Contacto Newsletter

 

Suscribete a nuestro boletín

Reportaje | Turismo Responsable | Rep. Dominicana

25-10-2021

Pedernales, nuevo destino turístico de República Dominicana, ¿qué tan sostenible es su desarrollo?

Giselle Cedeño | Alba Sud

El gobierno dominicano ha mostrado su interés por el desarrollo turístico en el sureste del país, una de las zonas con más pobreza. En Pedernales se anuncian nuevos proyectos turísticos, ¿pero hasta qué punto se puede confiar que esta vez sí se hagan de un modo sostenible e incluyendo a la población local?


Crédito Fotografía: Tommaso Olmeda, Bahía de las Águilas. Imagen bajo licencia Creative Commons.

Desde la toma de posesión del nuevo gobierno de la República Dominicana en agosto 2020, el presidente, Luis Abinader Corona, ha expresado su interés por el desarrollo de la región sureste, y específicamente por Pedernales, una de las provincias con un índice de pobreza más alto. Para revertir esta situación se ha apostado por el sector turístico. Como elemento diferenciador de otros destinos del país, se anuncia que la oferta turística se realizará de manera planificada y organizada bajo criterios de sustentabilidad, pero, en realidad, ¿será Pedernales un destino sostenible o solo es otra estrategia de márquetin?

Panorama actual de Pedernales

La provincia de Pedernales está ubicada al Sur de República Dominicana, la zona de menor desarrollo de la isla. Posee uno de los más altos porcentajes de pobreza: 37 de cada 100 personas se encuentran en escasez monetaria. Tiene las zonas más áridas del territorio nacional, con periodos de sequias que abarcan ocho meses al año; lo cual provoca, junto a la deforestación, una degradación de recursos hídricos y escasez de lluvia. Esta sequía ha afectado históricamente el desarrollo socioeconómico del territorio. La principal fuente de empleo de su población fue durante años la mina de Cabo Rojo, desde donde exportaban bauxita. Actualmente viven de la agricultura, la ganadería y, principalmente, del comercio en la zona fronteriza con Haití.

En Pedernales, con una superficie de 2,0175.5 km2, el 68% de su territorioes área protegida. Aquí se encuentra el Parque Nacional Sierra de Bahoruco y el Parque de Jaragua, unificándose, con la declaración por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO),como Reserva de la Biosfera en 2002. Solamente 14 km lineales de sus playas no están protegidas, todo lo demás pertenece a la reserva de la biosfera. Cabe destacar que los humedales de Jaragua fueron declarados como Sitio Ramsar, una categoría asignada a los humedales de importancia para la humanidad, debido a su riqueza biológica.

En cuanto al turismo, la oferta actual consiste en la visita a la playa Bahía de las Águilas, que pertenece al Parque Nacional Jaragua, con 8 km de extensión. A diferencia de otras playas del país, con sus características palmeras, esta presenta un paisaje kárstico y rocoso a lo largo de toda la costa. También destacan las playas de Cabo Rojo, la más popular, Hoyo de Pelempito, Lago Enriquillo y Laguna de Oviedo. Mayoritariamente son lugares frecuentados por la población nacional.

Crédito Fotografía: Aldward Castillo, República Dominicana. Imagen bajo licencia Creative Commons.

En cuanto a competitividad a nivel nacional, de acuerdo con el informe del Perfil Socio-Económico y Medio Ambiental de Pedernales, elaborado por el Instituto de Investigaciones Socioeconómicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en conjunto con El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), solo un 4% de los atractivos turísticos cumple con las condiciones necesarias (accesibilidad, estado de conservación, mercadeo, entre otros) y el 53% necesitan modificaciones para ser competitivos y el resto, un 42%, no presentan las condiciones para competir en el corto plazo con la oferta nacional.

A pesar de todos estos recursos y con estas características descritas, al día de hoy, Pedernales sigue ostentando el título de ser una de las zonas del país con más pobreza, ¿será el turismo sostenible la clave para el bienestar de la población de Pedernales?

Turismo sostenible: la respuesta para el avance de Pedernales

El nuevo proyecto turístico propuesto por el gobierno se desarrollará en Cabo Rojo, ubicado a 14 kilómetros al Este del municipio cabecera, Pedernales, y a diez minutos de la reconocida playa Bahía de las Águilas.

El argumento que justifica esta apuesta en Pedernales por el turismo como herramienta de desarrollo ya lo hemos escuchado anteriormente: ¨la creación de empleo¨. De acuerdo al Ministro de Turismo, David Collado,se crearán más de quince mil empleos con una inversión que sobrepasará los mil millones de dólares en una primera fase. También destaca la palabra sostenible, y asegura que el desarrollo de la zona tendrá como insignia la sostenibilidad, empezando con el Plan de Ordenamiento Territorial que garantice un crecimiento sostenido del municipio. El proyecto se llevará en armonía con el medio ambiente con plena planificación y organización y se evitará su arrabalización.

Este plan de desarrollo se basa en cuatro pilares: conservación del medio ambiente; desarrollo hotelero y habitacional; infraestructura y accesibilidad; y finalmente, desarrollo y bienestar de la comunidad. Se desarrollará en varias fases, la primera de las cuales empezó en julio de 2021, con el primer picazo, y se extenderá hasta 2024, bajo una alianza publico privada. De este modo, con una inversión prevista de tres mil millones de dólares, se prevé la construcción de tres mil habitaciones hoteleras, un aeropuerto internacional, molinos para la producción de energía renovable, vías de acceso y demás obras de servicio, que dé lugar a un destino ecológico de lujo.

Otras infraestructuras previstas con inversión del estado dominicano son construcción de un puerto mixto, un malecón, una planta de manejo de agua residuales, un acueducto con capacidad para absorber el incremento de la demanda, accesos y equipamiento para la visitación de Bahía de las Águilas y la instalación de áreas de campin en los parques nacionales.

Empresas hoteleras europeas, estadounidenses y mexicanas, como Am Resorts,Hilton Hyatt,Iberostar,Karisma con Margaritaville, Marriot, Radisson, Sunnwing y Viva Wynham, han formalizado su interés por la apertura de sus hoteles en la primera etapa de este destino. Se trata de cadenas hoteleras que ya tienen presencia en los destinos de sol y playa consolidados en el país, como Puerto Plata y Punta Cana.

Con todas estas condiciones expuestas, se espera combatir una tasa de pobreza que en Pedernales alcanza al 74.6% de la población total, según el Mapa de Pobreza publicado, en 2015, por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

El anuncio de este macro proyecto ha comportado reacciones en la zona tanto a favor como en contra. Los primeros porque apuestan por el desarrollo de las comunidades de Pedernales y la región Sur, mientras que a los segundos les inquieta que se afecte los importantes recursos de flora y fauna, además del hecho que esa es un área con escasez de agua y preocupa de donde saldrá el agua para todos estos complejos habitacionales sin que afecte a los locales.

“Nos traen un discurso que ya conocemos”

Kathia Adames, presidenta del Clúster Turístico de Pedernales, recuerda que son muchas veces las que se les ha hablado del desarrollo de Pedernales con el anuncio de proyectos y ceremonias de primer picazo, y, sin embargo, estos proyectos no se han concretado. De todos modos, como Clúster, afirman estar dispuestos a trabajar con las nuevas autoridades si se respeta a la población local, la cual debería recibir más que promesas, también hechos. Muestran preocupación porque, según afirman, no se ha presentado ningún proyecto a la sociedad, además que en este plan no está claro cómo se va a garantizar la defensa de espacios naturales importantes como los humedales Ramsar o las áreas municipales protegidas. También manifiestan inquietud por la migración descontrolada que sufren, que podría incrementarse. Finalmente, cuestionan la manera poco trasparente y excluyente en que están llevando a cabo el Plan, donde solo intervienen el gobierno local y central y no se están tomando en cuenta otros sectores representativos de la provincia. Por su parte, defiende que los actores locales del sector turístico puedan conocer este plan de desarrollo, y que en su ejecución se de participación a los pobladores de Pedernales, y sobre todo que se respeten los recursos naturales, que son sus principales atractivos.

Por otro lado la Asociación Dominicana de Prensa Turística Dominicana (ADOMPRETUR), asume también la posición del clúster turístico: quieren un turismo verdaderamente sostenible, no un turismo impuesto, y que se ajuste a las líneas y políticas de un ambiente que fortalezcan el bienestar de todos. Añaden que la población debe prepararse ante estos cambios y exigir un polo turístico que no dañe el medio ambiente, a la moral y las buenas costumbres de los pueblos.

Finalmente, la organización ambientalista Grupo Jaragua expresan su preocupación sobre cómo puede ser este desarrollo ecológico y sostenible sindisponer de un estudio de impacto ambiental y social. Al respecto, ponen en cuestión los siguientes puntos:

1. La escasez de agua en la zona abre dudas sobre la viabilidad del proyecto en la medida que se ha elaborado sin un estudio hidrogeológico para saber de dónde se obtendrá el agua sin afectar a la población local.

2. El bosque seco y la flora y fauna, única y en amenaza, del Parque Nacional Jaragua quedarían afectadas por las nuevas carreteras propuestas en el plan de desarrollo, además de reducir la visita al pueblo de Pedernales.

3. El país es parte de la Convención Ramsar y el proyecto turístico solapa con parte del sitio Ramsar Humedales de Jaragua. Esto coloca al lugar bajo categoría de amenaza potencial, por lo que personas interesadas en el desarrollo de un turismo verdaderamente sostenible podrían abstenerse de invertir en la zona.

Enfatizan que no se oponen al desarrollo de Pedernales, simplemente desean que éste sea verdaderamente sostenible por el bien de los locales, las áreas protegidas y de los sitios Ramsar.

¿Habitaciones hoteleras = desarrollo?

En la propuesta de desarrollo de este proyecto para Pedernales, o al menos en su discurso público, no queda claro cómo se concibe la inclusión de la población local, además de la generación de empleo. De hecho, el Clúster Turístico de Pedernales que representa a los pequeños hoteleros, restaurantes, y negocios turísticos locales no han tenido representación en la toma de decisiones,que es una de las primeras acciones a tomar si realmente se pretende un desarrollo integral y, por tanto, sostenible. Con anterioridad ya se habían intentado grandes inversiones para Pedernales, lo cual amenazó la sostenibilidad de los espacios naturales. La controversia ha acompañado este tipo de iniciativas, como el proyecto Bahía de las Águilas.

De hecho, el plan actual contiene múltiples aspectos que son cuestionables:

1. El producto que se tiene pensado es para un mercado internacional, y nuevamente parece que no se aprende nada de la reciente crisis de la COVID-19 y de cómo afectó al sector su alta dependencia de mercados internacionales. Asimismo, solo se habla de habitaciones hoteleras y crecimiento ordenado de Pedernales, pero en el fondo hay una clara similitud con respecto a cómo se ha desarrollado los demás destinos de la República Dominicana, en los cuales no se ha garantizado la sostenibilidad ambiental, social y económica, ya que se concentran en un turismo masivo, que sobrecarga la capacidad de los recursos naturales, de atractivos no diversificados enfocados únicamente en un turismo de sol y playa.

2. ¿Podrá la población local tener acceso a este tipo de espacios tan orientados hacia los hoteles de lujo y los hoteles boutique? Considerando la situación económica actual de los pobladores, este tipo de desarrollo podría abrir una brecha a la exclusión. Además, con el modelo planteado pareciera que el uso de las playas sería solo para uso exclusivo de los clientes de las instalaciones hoteleras.

3. El empleo esel argumento más fuerte de esta propuesta como beneficio para la población local, sin embargo, no están previstas acciones de preparación profesional y o técnica para los locales, en un contexto en el que solo un 25.1% de la población han completado la educación media y un 7.1%la educación universitaria, a lo que hay que sumar una amplia brecha digital,donde el 59.5%de la poblaciónde entre 7 y 65 años no posee ningúnconocimiento de informática. Bajo estas circunstancias las oportunidades para mejorar las condiciones de vida, con empleos de mayor calidad económica, es mínima. Esta primera fase debiera de contemplar la preparación y formación de la comunidad, sobre todo a los que ya están ofreciendo algún servicio o producto turístico.

4. Por último, hay que mencionar también el problema de la situación frágil en que pudieran encontrarse los recursos naturales. Por ejemplo, en el discurso de explicación del master plan, se argumenta que el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA)asegura que hay agua suficiente para un total de doce mil habitaciones hoteleras, pero ¿dónde está el estudio? Este pudiera ser el inicio de conflictos por el acceso al agua parecidos a los que se han vivido en otros destinos, como en Guanacaste, Costa Rica.

El desarrollo y bienestar de Pedernales no puede depender de un número determinado de habitaciones. El turismo es una de las herramientas que puede utilizar un gobierno para ayudar al desarrollo de las comunidades, pero se necesita un enfoque que parta del bienestar de la sociedad donde esta actividad tiene lugar y se complemente con los demás sectores. Aquí no se cuestiona la intención de que Pedernales pueda crecer a través del turismo y se alienta a que este plan cumpla con los cuatro pilares propuestos: Conservación del Medio Ambiente, Desarrollo Hotelero y Habitacional, Infraestructura y accesibilidad y Desarrollo y bienestar de la comunidad. No obstante, sí se cuestiona la manera en la que se está llevando a cabo, sin la integración de los diferentes sectores representativos locales en la toma de decisiones. No se puede repetir la historia que ya conocemos, disfrazar el enriquecimiento de cadenas transnacionales a base de la explotación de los recursos de la comunidad bajo un discurso de desarrollo y crecimiento, y que solo deja trabajos precarios y desgaste de los recursos naturales.

 

Este artículo se publica en el marco del proyecto “Plataforma de recerca en turisme, drets humans i equitat de gènere sobre Amèrica Llatina. 2a Fase”, ejecutado por Alba Sud con el apoyo de la ACCD (convocatoria 2020).

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.