Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Entrevistas | Turismo Responsable

24-08-2020

Caio Saldanha: “Yo estaba allí, no era un pasajero, ni un miembro de la tripulación. Yo era un individuo arrestado”

Angela Teberga | Alba Sud

Hablamos en exclusiva con un dj contratado en el crucero Celebrity Infinity, en el que quedó atrapado durante 75 días hasta ser repatriado a Brasil. Su testimonio ilustra la experiencia de miles de trabajadores durante la pandemia de la la COVID-19. 


Crédito Fotografía: Caio Saldanha y Jessica Furlan. Fuente: Caio Saldanha.

En un artículo del 17 de mayo, el diario norteamericano Miami Herald estimó que más de 100.000 miembros de la tripulación aún estaban esperando ser repatriados. De toda esta cantidad de personas, un poco de la mitad estaba en aguas americanas, según la BBC. En un artículo anterior en Alba Sud, dimos cuenta de la angustiosa situación de los miles de tripulantes que quedaron atrapados en los cruceros y de las razones que lo explican. 

En uno de estos barcos estaban Caio Saldanha y Jessica Furlan, un par de tripulantes brasileños que se embarcaron en Celebrity Infinity el 14 de marzo, 3 días después de que la OMS declarara al COVID-19 como pandemia. La pareja permaneció 75 días esperando ser repatriados a Brasil, confinados en un camarote, y no fueron repatriados hasta el 1 de junio. Esta entrevista se realizó telefónicamente el 26 de junio con Caio Saldanha, ya en la comodidad de su casa, en exclusiva para Alba Sud.

¿Cuándo y bajo qué condiciones comenzó el contrato con el Celebrity

Trabajé como dj en MSC desde 2017. Este fue el primer contrato con Celebrity. Fue una experiencia desagradable, tanto desde el punto de vista de la pandemia como de lo que ocurrió anteriormente. El primer día nos metieron en una cabina, pero era imposible permanecer dentro, debido a tanta suciedad. La nave era muy vieja. El Celebrity Infinity tiene casi veinte años y está en pésimas condiciones.

¿Estaba ya en los EEUU cuando el 11 de marzo de 2020 la OMS declaró la enfermedad como una pandemia?

Llegamos a Miami el 13 de marzo. Todo fue muy rápido, ni siquiera pudimos pensar con claridad. El día antes de embarcar, encendí la televisión y vi a Trump diciendo que un crucero era el peor lugar para estar. Fue entonces cuando los EEUU declararon "no hay orden de navegación". Envié un correo electrónico a la compañía para saber si nuestro embarque aún estaba confirmado. Dijeron que estaba bien. Sólo que nos subimos a la nave y eso no es exactamente lo que pasó.

¿Y qué pasó?

Ese día abordamos un grupo de 20 personas. Celebrity tardó unos quince días en empezar a dar una respuesta efectiva para evitar la proliferación del virus a bordo. Los pasajeros que aún estaban en el barco desembarcaron el 14 de marzo, exactamente el día que nosotros embarcamos. Abordamos y ya no había pasajeros porque el día anterior llegó esa orden ("no hay orden de navegación"). Incluso actué como DJ para el equipo tres veces. Parecía algo temporal, pero eso no fue lo que pasó.

¿La suspensión de las naves le pareció también temporal?

Yo incluso llegué a pedir salir el 28 de marzo. Reservamos el vuelo a través de Latam, estaba todo bien. El consulado brasileño tenía el conocimiento porque estábamos en contacto. Sin embargo, cuando bajamos de la nave, nos detuvieron porque descubrieron que en la nave había una persona que tenía síntomas de COVID-19, y por lo tanto también tendríamos que ponernos en cuarentena. Nos mintieron, omitieron el hecho de que había casos de coronavirus a bordo. Tuvimos que hacer la cuarentena forzada, fue cuando empezaron nuestro secuestro.

¿Por qué consideras que fue un secuestro?

Me obligaron a ponerme en cuarentena. No quería estar allí. Tenía el documento de renuncia, así que ya no tenía la fianza de empleo, no formaba parte de la empresa desde el 27 de marzo. Yo estaba allí, no era un pasajero, ni un miembro de la tripulación. Yo era un individuo arrestado. Estaba oficialmente en "licencia administrativa", como lo llaman.

¿Fuiste transferido a otra nave?

Fui transferido a dos naves, primero al Celebrity Reflection. Luego el Celebrity Equinox, y luego de vuelta al Celebrity Reflection. El traslado se hizo por necesidad. ¡Fue muy estresante! Jessica tuvo una crisis de ansiedad. Fue muy complicado. 

Nos trataron como una carga, menos que a seres humanos, ni siquiera un animal es tratado de esa manera. Después de pasar por una cuarentena en una cabina sin contacto con el aire fresco, fuimos trasladados a otra cabina para la tripulación, cerrada, sin ventanas, incluso después de pasar por el período de cuarentena.

Cabina de Caio e Jessica en el Celebrity Equinox. Fuente: Caio Saldanha. 

¿Cuántas veces se programó la repatriación?

¡La repatriación fue programada siete veces! Creo que las primeras cinco veces, dijeron que el CDC había prohibido los vuelos en los EE.UU. El Miami Herald, sin embargo, descubrió que el Royal Caribbean estaba mintiendo. De hecho, el propio CDC salió a contradecir a Royal Caribbean. El CDC no había prohibido ningún tipo de vuelo, sólo había exigido que estas compañías firmaran una declaración en la que se responsabilizaban de la repatriación de los miembros de la tripulación en medios privados y que eran conscientes del castigo de los directores generales si no hacían nada. Simplemente no firmaron y advirtieron a la tripulación que el CDC estaba prohibiendo los vuelos. Nos mintieron. El Miami Herald mostró que, en realidad, consideraron muy costosa la repatriación de los miembros de la tripulación. Por eso nos mantuvieron allí tanto tiempo, sólo por razones financieras. Y luego, cuando empezaron a tener suicidios, fue que empezaron a moverse.

¿Tuvieron acceso a equipo de protección personal, como guantes desechables, máscara facial y gel con alcohol?

Nos dieron una máscara desechable, una KN95, que es una versión desechable de una N95, con un respirador. Nos dieron la máscara y dijeron que podía ser usada indiscriminadamente, es decir, sin desecharla hasta que se deteriorara, se rompiera o pasara algo. El gel de alcohol sólo estaba disponible en las entradas de la cafetería. Cambiaron el protocolo de las comidas. Escalonaron las horas de las comidas y también cerraron los bufetes, y eso estuvo bien de su parte.

¿Cuándo fue el vuelo de regreso a Brasil?

Fue el primero de junio. Vinimos en un vuelo charter con la compañía Wamos. Fue de Barbados a São Paulo. Estafaron al CDC enviándonos a través de Barbados. Nos humillaron, nos trataron como si no tuviéramos una maleta, ni una carga, porque sortearon las regulaciones del CDC para hacer eso. Nos enviaron al aeropuerto en el minibús, todos juntos, con la ventana abierta, sin máscara, sin distancia social. Entonces todos los que estaban en el aeropuerto también se expusieron y tampoco había ningún representante de Royal Caribbeanpara ayudar. El avión estaba lleno.

¿Cómo calificarías el viaje de repatriación a Brasil?

La repatriación fue extremadamente irresponsable. Nos metieron a todos en un avión lleno. No había nadie de Royal Caribbean. Recibí amenazas de muerte, violencia. En el aeropuerto, tuve que llamar a la policía. El consulado envió un representante para asegurarse de que no pasara nada en el avión. Fue un proceso muy estresante. Pero al final, todo salió bien. No pasó nada, nos fuimos a casa tranquilamente.

Fuente: Caio Saldanha. 

Ustedes han aparecido en varios reportajes nacionales e internacionales (BBCVoxCNNÉpocaG1Hoje em Dia, entre otros). ¿Han recibido algún tipo de represalias por parte de colegas o directivos por exponer el caso?

Incluso recibimos amenazas de muerte. Amenazaron con incendiar la cabina... fue una serie de cosas súper complejas de la gente que estaba allí. Esas represalias no sólo llegaron a través de Internet, también vinieron de dentro, de los propios profesionales de la compañía.

¿Cómo lo manejaron?

Lo que nos ayudó mucho fue nuestra dimensión espiritual. Umbanda, el espiritismo, nuestras creencias religiosas. Si tuviera otro tipo de orientación no religiosa, confieso que habría sido más difícil, porque es una cosa de fe, no hay racionalidad. La racionalidad en esas horas desaparece. Durkheim explica que la falta de cohesión social es una de las razones que conducen al suicidio o que son su desencadenante. Nuestra creencia en la vida después de la muerte nos hizo pasar de esta idea (el suicidio), pero reconocemos que algunas personas pueden no tener este tipo de resistencia y pueden haberse quitado la vida en un acto de desesperación. Éramos conscientes de que lo que estábamos pasando era un momento difícil, pero teníamos la fuerza necesaria para superar ese momento. En el espiritismo, la manera correcta de superar una dificultad es usando la inteligencia, usando la razón. Fui a la prensa, porque me di cuenta de que la justicia común no se daba cuenta, la empresa actuaba de manera irresponsable, el gobierno no ayudaba. Todo lo que quedó fue la prensa.

¿Cómo te sientes ya en casa y cuáles son tus expectativas para el futuro? 

Sé que ya no voy a trabajar nunca más en un navío. Pero quiero actuar para exponer lo que está sucediendo, porque de lo contrario otras personas sufrirán y pueden sufrir aún más que nosotros. Ahora, estando en casa y teniendo la convicción de que no voy a volver a la nave, me siento extremadamente cómodo sabiendo que no tendré que pasar por lo que estaba pasando. También me doy cuenta de que necesito darle un mayor propósito a mis acciones. Creo que puedo contribuir hablando con la prensa, exponiendo las cosas que pasan en las naves. Descubrí una fuerza que no tenía, incluso una resistencia. Por mucho que haya recibido críticas y amenazas, creo que el colectivo es bastante importante. Estoy tratando con mis propios pensamientos en este momento post-trauma para construir algo para el futuro. No tengo miedo, tengo la fuerza para salir de todo esto. Tendré la fuerza para construir otras cosas.

Muchas gracias, Caio, y mucho ánimo. Te deseamos lo mejor. 

 

 

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.