RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Noticias Recientes

Entrevistas | Turismo Responsable | Brasil

20-05-2015

Lirandina Gomes, una voz crítica en los estudios turísticos de Brasil

Entrevista de Ivan Murray a la profesora de la Universidade do Estado da Bahía (UNEB), Brasil, a propósito de su investigación sobre el papel de las cadenas hoteleras internacionales en el desarrollo turístico del litoral norte de Bahía.

Lirandina Gomes, profesora de la Universidade do Estado da Bahía (UNEB), es doctora en geografía y acaba de publicar recientemente Luzes e Sombras no Litoral Norte da Bahía. Estratégias e Sustentabilidade das Redes Hoteleiras Internacionais. Editora da Universidade do Estado da Bahia, 2013.

Con motivo de su estancia en Mallorca a principios de diciembre de 2014, para participar en un seminario sobre "turismo y crisis global", mantuvimos largas conversaciones sobre Brasil, la geografía, la crisis global y el capital turístico. A partir de ahí, acordamos dar forma a nuestras charlas y las intervenciones en formato de entrevista. Ésta se articula en tres bloques: un primero, de corte más académico, que versa sobre la situación de la geografía y los estudios críticos sobre turismo en Brasil; un segundo donde se pretende ubicar la potencia brasileña en el orden internacional y el papel que juega el turismo; y por último, un bloque más centrado en Bahía, que es el área de estudio de Lirandina.

Geografía y estudios críticos en turismo

Ivan Murray (IM): La geografía en el estado español, aunque con grandes diferencias según universidades, presenta generalmente un mal estado de salud. Además, en muchos casos la función del geógrafo ha sido la de teóricamente ordenar el "desorden neoliberal". Y la dimensión crítica de la geografía ha sido suplantada por una suerte de utilitarismo técnico. Para muchos de nosotros, Brasil es uno de los países donde la influencia de la geografía crítica ha sido más relevante, sobre todo gracias a la influencia de Milton Santos. Nos podrías explicar: ¿Cual es el estado de salud de la geografía en Brasil?

Lirandina Gomes (LG): Históricamente, en Brasil la geografía se ha desarrollado vinculada a los intereses del Estado para facilitar y viabilizar la acción del capital. En este sentido, en 1936, se creó el Consejo Brasileño de Geografía, que hoy en día es el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Esta institución es dependiente del Ministerio de Planificación, Presupuesto y Gestión, y se constituyó como el principal proveedor de datos e información estadística del país para apoyar las inversiones y las políticas públicas.

La ruptura con la geografía tradicional y tecnicista en Brasil tuvo sus inicios en la década de los ochenta coincidiendo con el fin del régimen militar y/o el inicio del proceso de democratización del país. El regreso de muchos políticos e intelectuales del exilio a finales de los años setenta, entre ellos el profesor Milton Santos, fue decisivo para el movimiento de renovación de la geografía en las universidades brasileñas y de la Asociación de Geógrafos Brasileños (AGB).

Milton Santos, fuertemente influenciado por geógrafos como David Harvey, Paul Claval e Ives Lacoste, encabezó el avance de la Geografía Crítica en Brasil y América Latina al publicar los libros Por una Nueva Geografia (1978) y Espacio y Método (1985), entre otros. En un principio, este movimiento, de base teórica marxista, llamado Geografía Crítica o Radical encontró resistencias por parte de grupos de geógrafos en algunas universidades del país. Fue en la Asociación de Geógrafos Brasileños (AGB), dónde geógrafos como Milton Santos, Ruy Moreira, Carlos Walter P. Gonçalves o Armando Correa, promovieron grandes debates en torno a la geografía crítica. Ya en la década de los ochenta, la militancia de la geografía crítica en Brasil fue más significativa, y no solo en las universidades, sino también en los movimientos sociales, tanto urbanos como rurales, y sindicatos. Muchos geógrafos han tenido importantes cargos públicos, participando activamente en el proceso de democratización y modernización del país. Durante este período, cuando yo todavía era estudiante participé activamente, junto con varios colegas, en la AGB de Salvador. Fue una etapa muy importante en la que se debatía intensamente sobre la epistemología de la geografía y también el papel del geógrafo en la sociedad contemporánea. A diferencia de las década de los ochenta y noventa, en la actualidad, la participación en la AGB está cada vez más restringida al ámbito académico, aunque todavía hay muchos geógrafos que continúan involucrados en los movimientos sociales.

IM: En España, si la situación de la geografía es crítica, en el caso de los llamados estudios turísticos y en gran parte de la investigación que se realiza en materia turística, el principal objetivo ha sido el de reforzar los intereses de la industria turística. En cambio, en América Latina parece que los "mitos del turismo" no son aceptados de manera tan acrítica. ¿Podrías comentar cómo es la situación de los estudios turísticos en Brasil y cuales son sus principales exponentes?

LG: El estudio y la investigación sobre el turismo en Brasil es reciente y comenzó a ganar notoriedad a partir de los años noventa, cuando las políticas públicas para el desarrollo de la actividad también se convierten en prioridad en la agenda del gobierno. Al igual que en España, los estudios de turismo en Brasil son en su mayoría acrítica. En las universidades brasileñas, en un principio no había prejuicios, porque no se consideraban los estudios de turismo como un tema importante. Un claro ejemplo de esto fue cuando en 1995 cuando empecé mi maestría en Geografía de la Universidad Federal de Bahía y tuve el privilegio de ser una estudiante del profesor Milton Santos. El primer día de clase, Santos nos preguntó a ver cuáales eran los temas de nuestras investigaciones y cuando respondí que mi tema era el turismo, la mayoría de los compañeros sugirieron con ironía que me dedicara a temas más "serios" (sic). Afortunadamente, el profesor Milton Santos respondió sabiamente diciendo que tenía una gran responsabilidad para estudiar este tema desde una perspectiva crítica y profundizando en el mismo, ya que por entonces la mayoría de los estudios existentes en Brasil eran acríticos y superficiales.

Él me sugirió contactar con Adyr Rodrigues Baliestrieri, profesora del Departamento de Geografía de la Universidad de São Paulo, para que me orientara en profundizar en este tema. Es importante destacar que en esa época la literatura en materia turística en Brasil era muy escasa, sin embargo, la profesora Adyr Rodrigues fue pionera en el estudio del turismo en la geografía brasileña. El 1996, dirigió la comisión que organizó el Primer encuentro nacional de turismo de base local, un evento posibilitó la presentación de diversas investigaciones de carácter multidisciplinar. El resultado de ese evento generó varias publicaciones científicas sobre los efectos territoriales, económicos, culturales y ambientales del turismo en Brasil. Hoy en día, entre los investigadores del turismo en Brasil, destacan Luzia Neide Coriolano, Rita Ariza da Cruz, Maria Geralda de  Almeida, entre otros. Actualmente, los grupos de investigación están desarrollando nuevas propuestas, destacando el llamado Turismo de Base Comunitaria que se opone al modelo turístico hegemónico.

Brasil, y su turismo, en el mundo

IM: En los últimos años hemos visto cómo Brasil se convertía en una potencia económica mundial. Precisamente esa transformación ha ido de la mano de los llamados gobiernos de izquierdas. Sin embargo, se han alzado multitud de voces críticas, desde movimientos sociales hasta intelectuales, que han definido las políticas del PT de neoliberales. ¿Qué opinas de la evolución reciente de Brasil? ¿Cuales han sido los costes sociales del milagro económico?

LG: El logro más importante, en los últimos treinta años, en Brasil ha sido la creación y la consolidación de un estado de derecho que ha permitido la llegada al poder de un partido de izquierdas. Para llegar al poder y gobernar, el PT ha tenido que establecer alianzas con los partidos políticos de centro-derecha con los que ha formado gobiernos de coalición, manteniendo y alimentando las redes clientelares. Poco a poco, el PT se ha ido distanciando de sus bases, sus principios e ideales éticos. Sin embargo, hay que reconocer que se ha avanzado. En estos trece años de gobierno, el PT ha implementado programas sociales para la reducción de la pobreza, como por ejemplo la bolsa de la familia. Se estima que unos 40 millones de personas de las clases C y D (clases populares) se incluyeron en la sociedad de consumo y se produjo un incremento de la movilidad social. Se han abierto nuevas universidades públicas y escuelas técnicas. Por el contrario, muchas expectativas de los cambios esperados por el pueblo que eligió el gobierno del PT no se han cumplido, como por ejemplo la reforma agraria, la reforma política, mejoras reales en la atención de la salud, la seguridad, el transporte y la educación. Aunque Brasil sigue siendo en el año 2015 la séptima economía mundial, este crecimiento económico no ha supuesto un cambio significativo en la calidad de vida de los brasileños.

En Brasil vivimos un período de transición, todavía marcado por la política del clientelismo, la concentración del poder y la riqueza, y la corrupción, que son herencias sociales de la colonización y la dictadura militar. Los cambios políticos y sociales en el país, fundamentales para avanzar en la construcción de una sociedad justa y equilibrada socialmente, son lentos y constantemente abortados, debido a que tenemos una élite política y económica extremadamente conservadora y la mayoría de la población está despolitizada, manipulada por los medios de comunicación y cooptados por grupos de derecha. Un ejemplo concreto es el reciente aumento de los escándalos de corrupción que involucran a empresas públicas y de capital mixto, como por ejemplo el caso de PETROBRAS, empresas constructoras y contratistas. Este esquema de corrupción comenzó a ser perseguido y castigado por el gobierno del PT y sus aliados, pero los grandes medios de comunicación (propiedad y control de la élite) y los grupos de derecha manipulan los hechos difundiendo que la corrupción llegó al Brasil con la llegada del Partido de los Trabajadores. Estos grupos tratan a toda costa de movilizar a la población e incriminan la presidenta Dilma Rousseff con el objetivo de llevar a cabo una moción de censura y sacarla del gobierno.

En estos momentos, Brasil se enfrenta a una crisis sistémica de orden político, ético, social, institucional y económico. Y los sectores de la élite conservadora brasileña se han movilizado para desestabilizar al gobierno. La corrupción en Brasil es endémica y generalizada, su ejercicio se produce en todas las clases sociales y en todos los niveles, aunque siempre se ha intentado mantenerla oculta. Con el gobierno democrático se comenzó a investigar y castigar tanto a los corruptores como los corrompidos y la población pasó a tener acceso a toda esa información.

IM: La clase dominante brasileña ha vendido, desde hace décadas, una imagen alegre y tremendamente machista del país: cachaça, playa, mujeres bonitas, samba y carnaval. Podrías explicarnos: ¿Cuándo se inicia el turismo? ¿Dónde empieza? ¿Quién controla el negocio turístico? ¿Qué papel juega en la economía brasileña?

LG: Durante la última década, el gobierno brasileño ha venido desarrollando diversas acciones para combatir el turismo sexual, la trata de mujeres y cambiar esta imagen de Brasil. La actividad turística se ha profesionalizado y se han llevado a cabo programas para la formación y la cualificación de la mano de obra, y también se han lanzado nuevos productos y campañas publicitarias dirigidas a resaltar la naturaleza y la cultura brasileñas. Hoy, Brasil es conocido como uno de los principales destinos del llamado turismo ecológico. Además, en la última década han aumentado notablemente las inversiones para potenciar el turismo náutico y el turismo cultural.

El 2006, el presidente Lula aprobó la Ley Maria da Penha n.11.340/2006, que establece mecanismos para prevenir y castigar la violencia doméstica contra las mujeres. Y bajo el mandato de Dilma se han reforzado las políticas de protección de la mujer y contra la violencia machista. Ello se puede constatar con el aumento de las Delegaciones de Defensa de la Mujer (Delegacias da Mulher), la creación de casas de acogida para mujeres víctimas de la agresión machista, y también en la participación de las mujeres en la política, ocupando cargos públicos importantes.

El turismo en Brasil como actividad económica planificada comenzó en los años sesenta con la creación en 1966 del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur) que tiene la finalidad de formular, coordinar y ejecutar la Política Nacional de Turismo. A principios de la década de los setenta, en plena dictadura, las grandes cadenas norteamericanas y europeas comenzaron a establecerse en el país mediante nuevas inversiones, contratos de gestión y también franquicias. Al igual que en España, el Estado fue el que promovió el turismo en Brasil. Actualmente, los que controlan el negocio turístico es el capital privado sujeto a las reglas del comercio internacional. La participación del turismo en la economía brasileña representa el 3,7% del PIB. Según el Ministerio de Turismo, entre 2002 y 2012, el número de empleos formales en el sector ha pasado de 1,71 millones a 2,95 millones, con la industria hotelera a la cabeza de la ocupación turística.

Salvador de Bahía

IM: Después de esta breve introducción de la geohistoria del turismo en Brasil, vayamos hacia el Norte, a tu área de estudio. Explícanos: ¿Qué papel juega Salvador y el Litoral Norte da Bahía en la geografía turística de Brasil? ¿Porqué tiene tanta importancia en turismo en Salvador? ¿Cuando se inicia la expansión turística?

LG: Salvador, capital de Bahía, fue durante la época colonial también la capital de Brasil y por ello tiene un rico patrimonio cultural e histórico de ese pasado. Es el tercer destino turístico más visitado en Brasil. Aquí han nacido artistas y escritores que difundieron la cultura brasileña en la escena internacional, como por ejemplo los artistas que revolucionaron la música brasileña con la Bossa Nova de João Gilberto,  y el movimiento tropicalista con Caetano Veloso, Gilberto Gil, Gal Costa o Maria Bethania. Y también el Cinema Novo, dirigida por Glauber Rocha, y la literatura de Jorge Amado y João Ubaldo Ribeiro, entre otros artistas y escritores.

El Litoral Norte de Bahía ha sido la principal área de expansión urbana y turística de Salvador, donde se encuentra la mayor concentración de centros turísticos internacionales del país, y es donde se ubican la mayoría de los nuevos proyectos. La expansión turística comenzó en los años setenta, cuando se desplegaron en Salvador los primeros hoteles de capital internacional. En la costa norte, la expansión se inició en los años ochenta y noventa con la construcción de los primeros complejos. En la década de 2000, hay literalmente una invasión de inversores extranjeros que construirán complejos turístico-residenciales, siendo la mayoría de estos inversores internacionales españoles y portugueses.

IM: En tu libro expones que en el caso del Litoral Norte da Bahía se produce un giro en cuanto a los principales actores turísticos, con el avance de las cadenas hoteleras ibéricas. ¿Cómo se introduce el capital internacional? ¿Qué relación tiene el capital internacional y el nacional?

LG: El capital internacional en Litoral Norte de Bahía comenzó en la década de los ochenta, cuando el empresario de São Paulo y de origen alemán, Klaus Peter, construyó el primer centro turístico en Praia do Forte, el Hotel Robinson Crusoe. Este complejo fue construido con fondos del Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES), Superintendencia de Desarrollo del Nordeste (SUDENE) y el crédito de un banco alemán. Este hotel fue pensado para servir al turista alemán y para ello, en 1985, se firmó un convenio con Varig, que era la aerolínea brasileña más importante en el momento, y el turoperador TUI, trayendo todas las semanas vuelos chárter desde Alemania a Praia do Forte. Hoy en día, Praia do Forte, es el principal destino turístico de la región. En 2008, ese complejo fue comprado por el grupo hotelero portugués Tivoli Hotels & Resorts y hoy se llama Tivoli Ecoresort Praia do Forte & SPA.

En los años noventa, esta región fue incorporada en el Programa de Desarrollo de Turismo Nordeste del Gobierno Federal (PRODETUR) y recibió muchas inversiones públicas para la construcción de infraestructuras básicas dirigidas a calificar la región y  así atraer el capital turístico transnacional. En este sentido, el gobierno de Bahía desempeñó un papel crucial en la promoción de esta región en el mercado internacional acudiendo regularmente a eventos propagandísticos internacionales como la Feria de Turismo de Madrid y París y el Salón de Turismo e Inmobiliario de Lisboa.

En la década de 2000 se inauguraron los primeros complejos hoteleros de grupos españoles y portugueses, y en una menor proporción los de los grupos holandeses, franceses y suizos. Estas empresas para aumentar su competitividad y reducir sus riesgos y costos, establecieron alianzas estratégicas con empresarios locales. Las asociaciones se establecían entre las empresas de la construcción, inmobiliarias y hoteleras. Por ejemplo, los empresarios brasileños conocen el mercado brasileño y sus leyes, pero desconocen las características de los productos y el mercado turístico-inmobiliario en cuanto a los aspectos financieros y los canales de comercialización. Por tanto se produce una cooperación entre empresarios locales y los internacionales. Los primeros se encargan de los aspectos internos, construcción y arreglos legales, y los segundos se encargan de los aspectos financieros y comerciales.

IM: Una de las cosas que más sorprende a uno cuando lee tu libro es que muchas de las cadenas hoteleras que allí aparecen y que supuestamente son españolas, son totalmente desconocidas para muchos de nosotros que hemos estudiado el capital hotelero español. Podrías explicarnos ¿Qué cadenas operan en la región y cuáles son sus principales estrategias?

LG: Cuando comencé mi investigación de doctorado, tuve bastantes problemas para identificar el origen de las empresas hoteleras que se han desplegado y que están detrás de los proyectos turísticos en el Litoral Norte da Bahia. Algunas de ellas sí que mantienen la marca del país de procedencia como por ejemplo Iberostar, Sol Meliá, Fiesta y Singlehome SA. En cambio, otras empresas como Invisa International LTD, Prima Emprendimientos Innovadores y Trusam-Bensal do Brasil Holding Participações Ltda, son grupos empresariales mixtos compuestos por capitales europeos, principalmente españoles, y brasileños. Estos grupos se han juntado para invertir en el país y para ello han creado nuevas empresas. En muchas ocasiones resulta difícil seguir el rastro de estas empresas. En general se trata de empresarios de la industria hotelera, promotores inmobiliarios, grupos financieros y otras ramas de actividad. Cuando hice la investigación en España y Portugal, los representantes corporativos declararon que el 75% del capital de esas empresas eran españoles y el 25% era de capital extranjero.

Las estrategias de estas empresas varían según sea su origen. Por ejemplo, las empresas españolas optan por invertir en la propiedad, mientras que las empresas portuguesas optan por establecer contratos de gestión, mientras que los grupos hoteleros estadounidenses optan mayoritariamente por la franquicia.

IM: En los últimos tiempos se ha hecho más clara que nunca la estrecha relación entre el capital turístico y el inmobiliario. En el caso del Litoral Norte da Bahía, ¿Qué tipos de complejos turísticos se han construido? ¿Dónde se han ubicado?; y sobre todo ¿De dónde viene el dinero, cómo se financian los complejos?

LG: Se trata de complejos turístico-residenciales en los que se combinan en el mismo recinto el hotel, el campo de golf y las segundas residencias. Los proyectos se están construyendo en las áreas protegidas a lo largo de la franja costera. Los representantes de las empresas españolas declararon que el autofinanciamiento es más ventajoso, ya que en Brasil los tipos de interés son muy altos. En cambio, los representantes de las empresas portuguesas declaran que reciben financiación pública procedente del BNDES y del Banco do Nordeste.

IM: Brasil es lo que se llama un país megadiverso, la riqueza ecológica del Litoral Norte es elevadísima y los instrumentos de gestión de la biodiversidad y de ordenación del territorio son múltiples.  ¿Cómo ha sido posible que la franja litoral, supuestamente protegida, haya sido devastada por los complejos turísticos?

LG: Leyes como el Plan de Gestión y Zonificación Ecológica-Económica ordenan y regulan el uso y ocupación del litoral. Para la construcción de los proyectos turísticos se llevan a cabo estudios de impacto ambiental, que se someten a la aprobación de la comunidad a través de audiencia pública. Sin embargo, muy a  menudo las empresas no cumplen efectivamente muchas de las restricciones ambientales y ni las medidas compensatorias que deberían adoptar. Por otro lado, las secretarias del medio ambiente, estatales y municipales, responsables de hacer cumplir las normas y leyes ambientales y también de la supervisión no tienen capacidad técnica, administrativa y financiera para actuar.

IM: Como en tantísimas ocasiones, los mass media suelen contar las hazañas del capital turístico y su papel como "creadores de riqueza".  No obstante, el avance de la máquina de crecimiento turístico lleva aparejada toda una serie de costes sociales, que a menudo son ocultados e invisibilizados. ¿Qué ha supuesto la implantación de los complejos turísticos para las comunidades locales? ¿Qué conflictos sociales han acompañado a la "riqueza turística"?

LG: Inicialmente, estas empresas prometen muchos beneficios a las poblaciones locales, como por ejemplo las promesas de creación de puestos de trabajo y la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones. Sin embargo, la mayoría de los puestos de trabajo que se generan para la población local se producen en la fase de construcción de los complejos, y cuando los resorts se ponen en funcionamiento, disminuyen los puestos de trabajo para las poblaciones locales y las compañías traen mano de obra calificada de otras regiones. Una vez se ha construido el complejo y la zona se ha convertido en turística, se desatan algunos conflictos, siendo los más comunes el del aumento del costo de la vida, la criminalidad, la segregación socio-espacial, la descaracterización de la cultura local y la intensificación de flujos migratorios.

IM: Finalmente, querría introducir la cuestión de la crisis global. En el caso español el azote de la crisis ha sido de enorme intensidad. Paradójicamente, con cifras de paro escandalosas, las cifras de llegadas de turistas han batido todo los récords y además desde el estado se han desplegado todo tipo de ayudas al sector turístico, desde financieras hasta cambios normativos tremendos. La crisis ha sido nefasta para las clases populares, pero la clase capitalista ha sabido sacar grandes ganancias. Mientras que la crisis se asentaba en la UE y los EE.UU., los llamados países emergentes, entre ellos Brasil, experimentaron un importante auge económico. Además, en Brasil, el Mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos, calentaban una burbuja financiero-inmobiliaria apoyada en su fortaleza turística. Parece como un deja vu de lo que aconteció en el Estado español. ¿Cómo ha afectado la crisis de los espacios del capitalismo avanzado a Brasil? ¿Ha llegado ya la crisis a Brasil?, y ¿Cómo crees que sacudirá a la geografía del capital turístico en Brasil?

LG: La crisis internacional que comenzó en 2008 en los EE.UU. y Europa, debido a la explosión de la burbuja financiera-inmobiliaria, ha impactado significativamente a toda la economía mundial. Los llamados países emergentes también se vieron afectados, pero su efecto no fue significativo y ya en 2009 presentaron síntomas de una rápida recuperación. En Brasil, por ejemplo, entre 2008 y 2009 el PIB se contrajo un 0,2%, pero en el año siguiente creció un 7,6%. Los dos gigantes asiáticos también presentaron un ritmo de crecimiento de su PIB muy elevado, mientras el de los países centrales se encogía. Así, el PIB de China aumentó un 10% y el de la India un 8%. El crecimiento económico de los BRICS, en el caso de Brasil, se debió al fortalecimiento del mercado interno que se sustentó en el consumo apoyado en la expansión del crédito, la redistribución de la renta (p.ej. subsidio familiar), la reducción de los tipos de interés y también por el aumento de la inversión extranjera directa (IED).

El 2014, la economía brasileña ha presentado síntomas de estancamiento y, según los expertos, se vislumbran el camino hacia una recesión. Según el IBGE, en 2014, la economía brasileña experimentó una situación de "estanflación" (estancamiento e inflación), el PIB creció tan sólo un 0,1% y la inflación se situó en torno al 6,41%. Para 2015, los datos son desalentadores, los economistas esperan un descenso del del PIB 1%, y se prevé que el desempleo aumente y la inflación sea todavía superior a la de 2014.

En cuanto al capital turístico transnacional, entre 2009 y 2011 hubo un crecimiento exponencial de la inversión de las empresas turístico-inmobiliarias. Brasil se convirtió en un potente y atractivo mercado, sobre todo si se tienen en cuenta las expectativas generadas por la Copa del Mundo 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Con la profundización de la crisis y las incertidumbres generadas por la crisis económica y política del país, los inversores internacionales han empezado a retirar o desviar sus inversiones hacia otros países.

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.