RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Nueva Publicación | Turismo Responsable

18-07-2019

Refugiados y turistas: la doble cara de la geopolítica del Mediterráneo

Cecilia Vergnano

El Mediterráneo se encuentra en el centro de un escenario especialmente complejo en el cual se superponen diferentes movilidades de personas y capitales. Los derechos humanos de miles de personas están en juego.


Crédito Fotografía: Lampedusa. Imagen de Tommy Sparma bajo licencia CC.

Con su doble carácter de frontera externa meridional de la Unión Europea y, al mismo tiempo, destino turístico altamente atractivo, el Mediterráneo se encuentra en el centro de un escenario especialmente complejo en el cual se superponen diferentes movilidades de personas y capitales: por un lado, turistas en búsqueda de espacios de ocio, relax y desconexión; por el otro, refugiados que huyen desde guerras o, simplemente, buscan mejores oportunidades para sí mismos y sus familias [1].

Desde el principio de los años 2000, el Mediterráneo ha adquirido creciente visibilidad en un contexto geopolítico marcado por el aumento de los desplazamientos forzados desde el Sur global. Como consecuencia de políticas migratorias europeas cada vez más restrictivas, se ha vuelto con creces la frontera más mortal del mundo (Fargues 2017). Según el UNHCR, desde el 2014 aproximadamente dos millones de personas han recorrido las rutas del Mediterráneo occidental, central y oriental, desembarcando en las costas de España, Italia y Grecia (más de un millón solamente en 2015) [2]. En el mismo lapso de tiempo, en las mismas rutas, se han registrado 17.821 muertos o desaparecidos [3].

Para comprender el marco geopolítico contemporáneo de las movilidades en el Mediterráneo (sea de turistas, sea de refugiados) en su complejidad, hay que tener en cuenta numerosos factores. Enumerarlos en su totalidad superaría los límites de este apartado, sin embargo es importante mencionar las diferentes implicaciones y consecuencias de las así llamadas “primaveras árabes” del 2011; la intervención militar de la OTAN en Libia, también del 2011, que condujo a la ejecución del dictador Gheddafi, produciendo una situación de inestabilidad política y militar en el país; la guerra en Siria; las políticas migratorias europeas y, especialmente, el Tratado de Dublín; la así llamada “cuestión europea meridional”, es decir, la crisis de la deuda en los países de Europa del sur (despreciativamente definidos bajo el acrónimo PIGS: Portugal, Italia, Grecia y España) y la concomitante aplicación de políticas de austeridad.

Es significativo observar que, si por un lado la inestabilidad geopolítica que afecta a países que son destinos turísticos tradicionales (Egipto, Túnez) favorece sus competidores en la región mediterránea (Grecia y España han registrado ingresos excepcionales ligados al turismo en los últimos años), por el otro lado esta misma inestabilidad es la causa de una buena parte de los desplazamientos forzosos a través del Mediterráneo. La inestabilidad política de Libia, en particular, ha favorecido tanto las violaciones sistemáticas de los derechos humanos de los migrantes (en un país donde la demanda de fuerza de trabajo ha sido significativa hasta hace poco, con consiguiente presencia de trabajadores procedentes de gran parte del continente africano), como, a la vez, la creación de una industria de pasajes clandestinos a Europa, en pateras y embarcaciones precarias.

Por otro lado, la reglamentación europea de la competencia sobre las demandas de asilo (Tratado de Dublín), que establece que dicha responsabilidad recae sobre el país europeo de primera llegada (y, por lo tanto, mayoritariamente sobre los países en “primera línea” en la frontera sur: España, Grecia e Italia), provoca una sobrecarga para los sistemas de acogida y seguridad social de unos países ya duramente castigados por la crisis económica y las políticas de austeridad aplicadas para sanar las deudas públicas. Algunos elementos de la así llamada “cuestión meridional” europea son altas tasas de desempleo, pobreza, aumento de las emigraciones (incluidos trabajadores calificados y jóvenes con altos niveles de educación), recortes en el gasto público [4], aumento de la presión fiscal y drástica reducción de los salarios. En este contexto, la expansión del sector turístico adquiere un carácter esencial en la economía nacional, y entra en conflicto con la así llamada “crisis migratoria” que afecta algunos de los paraísos turísticos más atractivos del Mediterráneo [5].

Lampedusa y Lesbos en la encrucijada

Especialmente paradigmáticos son los casos de las islas de Lampedusa (a medio camino entre Túnez e Italia) y Lesbos (a solo seis millas de las costas turcas). Desde 2007 a 2017, 162.957 refugiados han desembarcado en Lampedusa según el Ministerio del Interior italiano. En 2015, Lesbos ha recibido, ella sola, más de medio millón de refugiados (datos UNHCR), aproximadamente el 58% de los que han transitado a través de Grecia en el mismo año, en ruta hacia la Europa del norte. Al buscar imágenes de estas islas en la web, es particularmente chocante el contraste entre las imágenes de estas islas como resorts, con playas maravillosas y aguas cristalinas, por un lado, y las imágenes de la tragedia humana de los refugiados (niños, mujeres y hombres hacinados en pateras, naufragios, salvamientos en condiciones desesperadas, cadáveres). La percepción de estas islas como lugares de emergencia y crisis humanitaria, caracterizadas por el peligro y la muerte, constituye un problema remarcable por unas comunidades largamente dependientes del turismo. En este contexto, la “cultura de la acogida”, si bien muy viva, es puesta prueba duramente [6].

La tensión entre turismo y emergencia humanitaria ha sido gestionada mayoritariamente a través una separación marcada de los espacios en estas islas, entre aquellos dedicados al ocio de los turistas y aquellos reservados a los migrantes (Hannam 2017; Melotti, Ruspini y Marra 2018). Estos últimos han sido invisibilizados a través de la construcción de centros de acogida y la protocolización de la acogida misma (Mazzara 2015), con “guerra de cifras” en paralelo (con tendencia por parte de los habitantes a minimizar el número de las llegadas, especialmente en los años más duros de la crisis económica y financiera) (Franck 2018; Melotti et al. 2018). Aunque sean numerosos los intentos de culpabilizar a los refugiados y las ONGs por los impactos negativos sobre el turismo (Boukala y Dimitrakopoulou 2018), la relación de causalidad entre la así llamada “crisis” migratoria y la crisis del sector turístico en islas como Lesbos o Lampedusa no queda clara.

A lado de las estrategias de invisibilización de la “crisis” migratoria, puestas en marcha para la preservación de la economía turística, en Lampedusa y Lesbos se ha consumado (y se sigue consumando) un auténtico “espectáculo de la frontera” (Cuttitta 2012; De Genova 2013), expuesto con más o menos frecuencia por los medios de comunicación, que ha contribuido a llegada, especialmente en Lesbos, de millares de trabajadores y voluntarios internacionales (Guribye y Stalsberg Mydland 2018; Papataxiarchis 2016): socorristas, profesionales de la industria humanitaria, médicos, enfermeros, cocineros, artistas, fotógrafos, investigadores, enseñantes, sacerdotes, abogados, periodistas, estudiantes de escuelas universitarias de verano, voluntarios desempleados, jubilados o estudiantes, con repercusiones positivas en las economías isleñas. De hecho, es posible identificar tal fenómeno en el marco más amplio del voluntourism (turismo de voluntarios y activistas) que caracteriza la economía contemporánea de los desastres (Holmes y Smith 2009; Whittaker, McLennan y Handmer 2015). Esta nueva forma de voluntariado incluye a personas que actúan de forma espontánea y episódica con una creciente industria que combina viajes, placer y activismo, así como iniciativas ciudadanas y privadas para el desarrollo (derivadas a menudo de experiencias previas de viajes al Sur) y el influjo de pequeñas organizaciones comunitarias. Lo que estas nuevas formas de voluntariado tienen en común es la tendencia a alejarse de las ONGs estructuradas y las agencias estatales, para canalizar las iniciativas individuales de forma más flexible y menos estructurada (Schulpen y Huyse 2017)[7] La fuerte presencia de voluntarios internacionales en Lesbos en 2015 y en los años sucesivos tiene que ser analizada a la luz de estas tendencias globales. Millares de voluntarios de todos los géneros, edades, procedencia geográfica y clase social se han juntado en masa en las playas de la isla, con una durada media de permanencia de una semana (Guribye y Stalsberg Mydland 2018), alojándose en los hoteles locales. Muchos restaurantes (por ejemplo, El Captain’s Table, en el puerto de Molyvos), se han vuelto lugares de encuentro para voluntarios internacionales. Al mismo tiempo, establecimiento turísticos en desuso, como antiguos hoteles abandonados, se ha reconvertido en centros de acogida provisionales para centenares de refugiados (Lisley y Johnson 2018).

Sin embargo, en contraste con la gestión de desastres y emergencias humanitarias en otras partes del mundo, en Lesbos no ha habido algún tipo de iniciativa comercial dirigida al voluntourism (con la oferta de paquetes de viaje + alojamiento), a pesar de la demanda potencial (Guribyey, Stalsberg y Mydland 2018). Esto refleja, probablemente, el deseo de muchos operadores turísticos de alejarse completamente de cualquier aspecto relacionado con la “crisis” de los refugiados, con la esperanza de que los turistas tradicionales finalmente volverían. Durante el invierno del 2017, con condiciones climáticas prohibitivas debidas a la caída de nieve en la isla, la Asociación de Hoteleros de Lesbos se ha posicionado en contra de la oferta de habitaciones a refugiados y voluntarios (sin embargo, algunos establecimientos han rechazado esta prohibición) [8].

Con la reciente disminución de los movimientos migratorios, la protocolización de la acogida y la creciente criminalización de los rescates por parte de embarcaciones de ONGs, los gobiernos sureuropeos se están moviendo hacia una dirección de “vuelta a la normalidad” en el Mediterráneo, en detrimento de los derechos humanos fundamentales de millares de personas en búsqueda de protección internacional. A pesar de que el giro fuertemente securitario en la gestión de la frontera mediterránea esté llevando a una invisibilación cada vez más elevada de los naufragios (y las violaciones de los derechos humanos en Libia), los procesos de desposesión y expulsión (Sassen 2014), junto con la inestabilidad política, persisten en muchos países del Sur global: en ningún momento se puede excluir una inversión en la tendencia a la baja en los movimientos migratorios a través del Mediterráneo.

 

Notas:
[1] En el intento de huir de la categorización institucional “refugiados” / “migrantes económicos”, utilizaré la denominación de “refugiados” con referencia a todas las personas en posición subalterna en el sistema de visados (y, por lo tanto, con posibilidades limitadas de movilidad en condiciones de legalidad e incolumidad), obligadas a desplazarse hacia países considerados más seguros con la finalidad de proteger sus vidas o, simplemente, para buscar oportunidades de vida mejores para sí mismos y sus familiares.
[2] Como consecuencia de los acuerdos entre España y Marruecos de mediados de los años 90, las rutas más recorridas son las del Mediterráneo central (entre Libia e Italia) y oriental (entre Turquía y Grecia). Comparado con la totalidad de los desplazamientos transmediterráneos, las llegadas a España constituyen solo el 4,9%, aunque a partir de 2017 la tendencia es al alza.
[3] En la ruta del Mediterráneo central (entre Italia y Libia), en particular, las políticas de contraste a la migración se traducen en el reciente aumento de la tasa de mortalidad a pesar de las disminuciones de las llegadas a partir de 2017.
[4] Los recortes en sanidad se han reflejado, en el caso griego, en un aumento de la mortalidad (Kouvelakis 2018).
[5] A la vez, en estos contextos sociales ha aumentado la competitividad entre los sectores de población más vulnerables, y nuevas formaciones políticas han capitalizado las llegadas de los refugiados en términos de creación de consenso xenófobo.
[6] La alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini, ha recibido el premio por la paz UNESCO en 2017, “por su humanidad y constantes esfuerzos en gestionar la crisis humanitaria”.
[7] Iniciativas de este tipo han sido observadas, por ejemplo, en el sureste asiático tras el tsunami del 2004, en Japón tras la catástrofe nuclear de Fukushima (Samuels 2013).
[8] En las islas griegas la actitud de los gobiernos locales frente a la conversión de las islas mismas en hotspots (con la construcción de centros de identificación y clasificación de los migrantes, y presencia de autoridades europeas) ha sido dispar. Por ejemplo, en Lesbos y Samos los gobiernos locales han largamente consentido la transformación de dichas islas en hotspots y dado la bienvenida a un gran número de agencias humanitarias como el UNHCR, la Cruz Roja y Médicos sin Fronteras. En cambio, los gobiernos locales de otros potenciales hotsposts griegos, como las islas de Kos y Agathonisi, han rechazado persistentemente la implementación de campos según el modelo hotspot y la instalación de ONGs, alegando el efecto “imán” para la llegada de nuevos refugiados y el posible daño para las economías locales dependientes del turismo (New Keywords Collective 2016).
Referencias:
Boukala, Salomi and Dimitra Dimitrakopoulou. 2018. “Absurdity and The ‘blame Game’ within the Schengen Area: Analyzing Greek (Social) Media Discourses on the Refugee Crisis.” Journal of Immigrant & Refugee Studies 16(1–2):179–97.
Cuttitta, Paolo. 2012. Lo Spettacolo Del Confine: Lampedusa Tra Produzione E Messa in Scena Della Frontiera. Milano: Mimesis Edizioni.
Fargues, Philippe. 2017. Four Decades of Undocumented Migration to Europe A Review of the Evidence.
Franck, Anja. 2018. “The Lesvos Refugee Crisisi as Disaster Capitalism.” Peace Review 30(2):199–205.
De Genova, Nicholas. 2013. “Spectacles of Migrant ‘illegality’: The Scene of Exclusion, the Obscene of Inclusion.” Ethnic and Racial Studies 36(7):1180–98. Retrieved ().
Guribye, Eugene and Trond Stalsberg Mydland. 2018. “Escape to the Island: International Volunteer Engagement on Lesvos during the Refugee Crisis.” Journal of Civil Society 14(4):346–63.
Hannam, Kevin. 2017. “Tourism, Mobilities and the Geopolitics of Erasure. Issues and Concepts from Central and Eastern Europe.” Pp. 345–53 in Tourism and Geopolitics, edited by D. Hall. UK: CABI.
Holmes, K. and K. Smith. 2009. Managing Volunteers in Tourism: Attractions, Destinations and Events. Oxford: Butterworth Heineman.
Kouvelakis, Stathis. 2018. “Borderland - Greece and the EU’s Southern Question.” New Left Review 110:5–33.
Lisle, Debbie and Heather L. Johnson. 2018. “Lost in the Aftermath.” Security Dialogue. 10.1177/0967010618762271.
Mazzara, Federica. 2015. “Spaces of Visibility for the Migrants of Lampedusa: The Counter Narrative of the Aesthetic Discourse.” Italian Studies 70(4):449–64. Retrieved.
Melotti, Marxiano, Elisabetta Ruspini, and Ezio Marra. 2018. “Migration, Tourism and Peace. Lampedusa as a Social Laboratory.” Anatolia 29(2):215–24.
New Keywords Collective. 2016. “Europe/Crisis: New Keywords Of ‘the Crisis’ in and of ‘Europe.’” Zone Books near futures 45. Retrieved December 21, 2015.
Papataxiarchis, Evthymios. 2016. “Being ‘there’: At the Front Line of the ‘European Refugee Crisis’ – Part 1.” Anthropology Today 32(2):3–9.
Samuels, R. J. 2013. Disaster and Change in Japan. Ithaca: Cornell University Press.
Schulpen, L. and H. Huyse. 2017. “Editorial: Citizen Initiatives for Global Solidarity. The New Face of European Solidarity.” Forum for Development Studies 44(2):163–169.
Whittaker, J., B. McLennan, and J. Handmer. 2015. “A Review of Informal Volunteerism in Emergencies and Disasters: Definition, Opportunities and Challenges.” International Journal of Disaster Risk Reduction 13(1):358–368.
Cecilia Vergnano es investigadora del Amsterdam Institute for Social Science Research (AISSR) de la Universidad de Ámsterdam. Este artículo se escribe en el marco del proyecto "Rejection Regimes: An Ethnographic Study of the Social Life of Intra-EU Border  Regimes" (REJREG), en el marco del programa Horizon 2020 - Marie Skłodowska-Curie actions (grant number 792793).
Este artículo forma parte del informe de próxima publicación: Cañada, E. (ed.) (2019). Geopolítica del turismo en el Mediterráneo. Barcelona: Alba Sud Editorial, Informes en Contraste, núm. 9. Se publica con el apoyo del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) en el marco de la convocatoria de subvenciones para proyectos de Educación para la Ciudadanía Global, 2018.

 

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.