RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Actualidad Alba Sud | Turismo Responsable | Argentina

10-06-2016

El valor diferencial de San Carlos ante la actual coyuntura turística en Argentina

Javier Tejera | Alba Sud

La municipalidad de San Carlos lleva a cabo un proceso participativo, de la mano de agentes públicos, privados y abierto a la ciudadanía, para sentar las bases de un desarrollo turístico sostenible.


Crédito Fotografía: Fam trip en San Carlos, Salta. Foto de Ramiro Ragno.

Hablar de la economía argentina es hablar de una montaña rusa, en donde la estabilidad es una quimera desde hace años. La actualidad, sin ir muy lejos, está marcada por una terrible inflación del 30% en los precios desde principios de año, en una tendencia que apunta a un mal endémico que se remonta a décadas atrás. Según muchos argentinos, en algunos productos la inflación alcanza hoy en día el 40% de los precios, una situación insostenible para muchas familias. Un contexto que se explica ante lo que iba a ser, en diciembre, una devaluación del peso en el comienzo de la gestión del nuevo presidente argentino, Mauricio Macri, circunstancia por la que los precios se dispararon desde noviembre.

En Buenos Aires es donde más se nota, con una situación al alza que viene de atrás. La canasta de alimentos básicos en abril de 2010 para una familia tipo, con dos adultos y dos niños e inquilinos de una vivienda, era de 949 pesos. Seis años más tarde, esa misma canasta llega a los 6.319 pesos. Se trata de un aumento de un 565,8 por ciento, con un estancamiento generalizado de los salarios medios. Todo ello está contribuyendo a generar mayores desigualdades sociales, dando lugar a curiosas comparaciones. Por ejemplo, el hecho de que comer una pizza, tomar un café o pedir un helado cueste casi lo mismo en la capital argentina que en Mónaco, uno de las ciudades más caras del mundo.

Toda esta situación, obviamente, está afectando al turismo en Argentina. Pasado el verano austral y haciendo balance del primer semestre del año, los indicadores están cayendo en picado, principalmente los referidos al turismo interno. En tradicionales centros de atracción turística como Mar del Plata, Córdoba o Mendoza, las caídas en la ocupación oscilan entre el 10 y el 20%. Por el contrario, los argentinos que se pueden permitir viajar están optando por salir al extranjero, registrándose aumentos de visitas de turistas de este país en Uruguay o Brasil en torno al 10-12%. El aumento generalizado de los precios ha conllevado también una caída progresiva del turismo internacional. Los datos de 2015 apuntaban ya a esta tendencia, con una disminución del 6,6% de visitantes.

Turismo de proximidad en el Noroeste argentino

La gran mayoría de los turistas internacionales que siguen llegando a Argentina lo hacen atraídos por la multiculturalidad de Buenos Aires o por los emblemáticos y espectaculares Parques Nacionales del país, como el de Los Glaciares, con Perito Moreno a la cabeza o el Parque Nacional de Iguazú, con las famosas cataratas como referencia. Ante todo buscan explorar un país diverso, con 5.000 kilómetros de longitud y muchos contrastes, desde el sur patagónico y la Tierra del Fuego hasta el norte andino. Precisamente esta última zona es, quizás, la menos conocida y reconocible de Argentina en el exterior, a pesar de ser una tierra rica en historia y tradiciones, muchas de las cuales se remontan a los tiempos precolombinos.

Río Seco. Fotografía de Llorenç Planagumà / Alba Sud.

No es así para el turismo de interior, que siempre ha supuesto un porcentaje importante del mercado emisor de turistas a la zona. Ubicada sobre los imponentes macizos de la Cordillera de los Andes, el Noroeste argentino abarca los territorios las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, y Santiago del Estero. Aún así, la actual coyuntura ha propiciado que hayan disminuido los tradicionales visitantes que llegaban a la región, procedentes del sur y centro del país, sobre todo de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe.

En el caso concreto de Salta, la caída de turistas nacionales en los primeros meses del año fue del 3%. Normalmente llegan atraídos por visitar la localidad de Cafayate, conocida por su producción vitivinícola, la Quebrada de Humahuaca, los Valles Calchaquíes o la propia capital de la provincia y su arquitectura de estilo colonial. Ante esta tesitura, en la que los desplazamientos internos se estás viendo resentidos, el turismo de proximidad está ganando enteros, poniendo el foco en los propios salteños y en los habitantes del norte del país.

Innovación y diferenciación para sobrevivir

En este contexto de sobrecompetencia y con destinos cercanos con mayor recorrido y consolidación en el mercado turístico, cualquier intento por posicionarse y tratar de ganar cuota de mercado pasa por la innovación y la creatividad. Es el caso de la municipalidad de San Carlos, ubicada en el corazón de los Valles Calchaquíes, a tan sólo 23 kilómetros de Cafayate. Un destino en donde Alba Sud viene realizando un trabajo de acompañamiento y fortalecimiento técnico en torno a un proceso participativo, de la mano de agentes públicos, privados y abierto a la ciudadanía, en un empeño por sentar las bases de desarrollo de un modelo de turismo sostenible.

Cicloturismo en San Carlos. Foto de Javir Tejera.

Todo el trabajo en los meses precedentes, en torno a la creación de productos turísticos diferenciales e identidad transversal de destino, se ha completado en las últimas semanas con el diseño de una estrategia de promoción y comercialización. En esta línea, los pasados 18 y 19 de mayo se organizó un viaje de familiarización con operadoras y prestadores de turismo especializado procedentes de la ciudad de Salta. Una acción que sirvió para apuntalar y reforzar la construcción participativa del destino, con la mirada cómplice de agentes experimentados.

Valor añadido con proyección experiencial para San Carlos

Del mismo modo se constató que, debido a las características y la orientación de los principales atractivos y recursos turísticos de San Carlos, existe un gran potencial para articular propuestas de turismo experiencial y vivencial. Todo ello serviría para posicionar a la municipalidad con un valor diferencial con respecto a otros destinos cercanos en los Valles Calchaquíes, alineados en su mayoría en torno a un concepto o modelo más tradicional. Una perspectiva con la que se trabajó en un taller específico con diferentes perfiles de prestadores de servicios, del que surgieron innovadoras ideas para trazar acciones promocionales concretas, dirigidas a un público de proximidad.

Artesana elaborando un sombrero con fieltro de lana de oveja en San Carlos. Foto de Javier Tejera.

Una visión para darle la vuelta a la actual situación de dificultad y generar oportunidades focalizadas en un público objetivo, el salteño, que ha protagonizado la mitad de los desplazamientos turísticos por la provincia en los primeros meses del año. Un perfil que, sin duda, se mueve motivado por cuestiones más identitarias y ligadas al valor cultural o etnográfico del territorio. Esos son, de hecho, parte de los pilares que sustentan la propuesta turística de esta pequeña municipalidad que conjuga historia, tradiciones, muestras de artesanía, naturaleza y paisaje cultural. Una coyuntura difícil, que requiere de trabajo en equipo como el implementado hasta ahora, para poder desarrollar un modelo turístico inclusivo y consensuado, que genere oportunidades socioeconómicas para sus habitantes.

 

Artículo elaborado en el marco del proyecto de asistencia técnica Fortalecimiento del turismo rural comunitario en San Carlos, Salta, Argentina, ejectuado por Alba Sud con la colaboración de la Intendencia de San Carlos y el apoyo de la Diputación de Barcelona.

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.