RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Noticias Recientes

Artículo de Opinión | Turismo Responsable | España

28-02-2015

Las camareras de pisos se fortalecen en los medios y en las redes sociales

Ernest Cañada | Alba Sud / Rel-UITA

La campaña sindicial mundial de la UITA "Arreglen mi puesto de trabajo" avanza fortaleciendo la organización de las trabajadoras que limpian las habitaciones de hotel y sus demandas. 


Crédito Fotografía: Ana Núñez.

La campaña por la dignificación de las condiciones laborales de las camareras de piso empieza a tener fuerte repercusión en España, empujada por algunas apariciones en medios de comunicación masivos y el uso que han hecho las trabajadoras de las redes sociales para difundir estas noticias y fortalecer su coordinación.

Bajo el lema “Arreglen mi puesto de trabajo”, la campaña ha sido impulsada por la UITA a través del Grupo Profesional de HRCT, presidido por el sindicalista argentino Norberto Latorre. En España, las federaciones de servicios de CCOO y UGT, afiliadas a la UITA, la han asumido también. En este marco, CCOO promovió un Manifiesto de apoyo a la campaña mundial de la UITA y produjo diferentes spots audiovisuales en los que trabajadoras de este sector denuncian su situación. La campaña en Espala ha contado también con el apoyo de la Regional Latinoamericana de la UITA y de Alba Sud.

Aprovechando espacios en los medios

Uno de los principales problemas de las camareras de piso para mejorar sus condiciones de trabajo es la situación de invisibilidad, menosprecio y discriminación en la que están viviendo. Así, un objetivo prioritario de la campaña ha sido el de ayudar a dar voz y  favorecer que las trabajadoras de este colectivo pudieran contar por ellas mismas su realidad. Pretendíamos que el gran público conociera la dureza de su trabajo diario y la precarización de sus condiciones laborales, que se han deteriorado fuertemente en los últimos años, cuando el empresariado hotelero gracias a la crisis ha podido imponer unas condiciones draconianas.

Para empezar a romper este cerco comunicativo, que dificulta también la organización sindical, contábamos en primera instancia con las páginas Web de Rel-UITA y Alba Sud. De este modo empezamos publicando en ambos medios una serie de entrevistas a camareras de pisos de Mallorca, Dolores Ayas, Angelina Alfaro, Soledad Castro, Isabel Moreno, Esther Ortega, Pepi Lora y María González, todas ellas delegadas sindicales de CCOO y UGT en sus respectivos centros de trabajo. Desde entonces hemos seguido publicando entrevistas a trabajadoras de otros lugares de España, como Eulalia Carralero de Lloret de Mar, Mar Torres emigrante en Inglaterra o Lucía, pseudónimo bajo el que se ocultaba una trabajadora eventual de Barcelona; a dirigentes sindicales como Pilar Rato de CCOO, Santos Nogales de UGT o Emilio Ferrero de la UITA; o también a un médico de familia, el Doctor Joan López, quienvalidódesde una perspectiva profesional la certeza de lo que estaban contando las trabajadoras. Difundimos también un artículo de Gonzalo Fuentes, dirigente sindical de la federación de servicios de CCOO y responsable por parte de este sindicato de la campaña de la UITA.

Todo este trabajo de comunicación. Disponer de medios propios ha sido fundamental para poder sostener el tema, ir subiendo los contenidos que queríamos sin ningún tipo de restricción y controlando el ritmo de lo que nos interesaba difundir en cada momento.

A pesar de la importancia de este tipo de recursos autónomos, el salto en términos comunicativos lo dimos en el momento que publicamos un artículo en el diario El País a finales de julio de 2014, “Las que limpian los hoteles”, con testimonios de las trabajadoras de Mallorca. En la edición digital del diario se recogieron más de 7.800 “me gusta” de Facebook, mostrando así la amplia difusión en las redes sociales que había tenido el artículo.

A raíz de ahí otros medios se interesaron también por el tema. Poco tiempo después la Cadena Ser en Baleares, una de las emisoras más escuchadas en España, nos hacía una entrevista a mi y a Dolores Ayas, una de las trabajadoras que había aparecido en el primer artículo. Y continuación el Diario de Mallorca, el principal periódico en las Islas Baleares, me hacían otra entrevista en la que profundizaba sobre el impacto en la salud de las trabajadoras de la sobrecarga de trabajo que estaban llevando así como de las condiciones en las que lo que tenían que hacer. Otro diario, Ara Balears, también de distribución en papel, puso en portada la problemática de la precariedad del trabajo de las camareras de pisos. En el interior dedicaron dos páginas enteras a la campaña, con un artículo en el que entre otros tomaba declaraciones a Ginés Díez, Secretario General de la Federación de Comercio, Hotelería y Turismo de CCOO de las Islas Baleares, y reproducían varias de las entrevistas que habíamos hecho a las camareras de piso de Mallorca.

El debate en las calles: una experiencia compartida

Estas apariciones en medios de comunicación masivos ha ayudado a que el tema se hiciera visible y que en algunos casos, como en Mallorca, donde el turismo es la principal fuente de ocupación, se hablara en cualquier parte sobre las condiciones en las que están trabajando las camareras de pisos y otros colectivos del sector hotelero. El trabajo en el turismo es una experiencia compartida de forma masiva en lugares como Mallorca y sin embargo pocas veces ha sido motivo de atención en los grandes medios de comunicación, o como mínimo no desde la perspectiva de los trabajadores y trabajadoras. De ahí que la campaña conectara con una necesidad soterrada de la que participan miles de personas.

La difusión masiva de la campaña ha facilitado también que el tema se empezara a discutir en círculos políticos. Así, David Abril, diputado en el Parlamento de Baleares por el grupo político MÉS, de la izquierda balear, escribió dos artículos en los que habló de la campaña y señaló la necesidad de abrir un debate público sobre las condiciones laborales en el sector hotelero. Además reclamó más atención por parte del Parlamente y del Gobierno sobre los trabajadores y trabajadoras del sector, dedicados hasta el momento a elaborar políticas a medida de los intereses de los grandes hoteleros.

El uso de las redes sociales: amplificar y encontrarse

Pero los avances que se han producido en la campaña en términos comunicativos y de visibilidad sobre la precarización de las condiciones de trabajo de las camareras de piso no puede entenderse sin la participación activa que ellas mismas han tenido en las redes sociales. Cada uno de los artículos y entrevistas ha sido reproducido y difundido masivamente por las mismas trabajadoras. Inicialmente tenían más difusión si procedía de un medio de comunicación masivo, porque le aportaban cierta legitimidad que estimaban necesaria al tratarse de una problemática tan invisibilizada, pero después empezó a suceder lo mismo con cualquiera de las entrevistas que publicábamos en Alba Sud o la Rel-UITA. Las trabajadoras encontraron en estos materiales publicados que había personas que estaban hablando sobre ellas o que alguna de sus compañeras estaba compartiendo su experiencia y decidieron aprovechar ese espacio. Así se han dedicado masivamente a compartirlo con sus amistades y se ha reproducido también en grupos de Facebook especializados en este colectivo laboral, como Gobernantas, que dirige Mar Torres, Camareras de piso del Mundo o Historias de trabajadores de hotel, entre otros.

Estos grupos en las redes sociales juegan un papel muy importante porque en un momento en el que el colectivo de las trabajadoras de pisos está muy segmentado y dividido, y con grandes dificultades para una afiliación sindical masiva, se convierten en los instrumentos por medio de los cuales las trabajadoras llegan a otras compañeras, comparten experiencias, se reconocen como colectivo a partir de experiencias compartidas, y se dan mutuamente ánimos.

En este proceso ha sido especialmente importante la creación del grupo de Facebook LAS KELLYS, impulsado por las trabajadoras de Lloret de Mar y administrado por Eulalia Corralero, camarera de piso y delegada sindical de CCOO. Este grupo se ha convertido en un espacio de referencia para la difusión de experiencias y el debate sobre la situación laboral de las camareras de piso.

La campaña sigue: fortalecer la organización

La campaña en España cuenta tan solo unos pocos meses de vida. Sin embargo ha despertado ya el interés y motivación de muchas trabajadoras del sector turístico, que están usando las nuevas tecnologías para hacerse visibles, denunciar su situación, compartir experiencias y empezar a coordinarse.

Eulalia Corralero, en una entrevista reciente que le hicimos, al valorar el papel que estaba jugando el grupo de Las Kellys, decía: “Poco a poco se llega muy lejos. Ya se habla de que se puede hacer algo para cambiar la explotación a la que estamos sometidas. Hasta hace poco todo eran solo quejas sin esperanza”. Sin duda, las redes sociales tienen claros riesgos, pero también pueden convertirse en herramientas de comunicación que en un determinado momento pueden usar las trabajadoras y trabajadores en su beneficio.

Ahora la campaña necesita extenderse con mucha más amplitud. Su éxito puede contribuir a construir nuevas alianzas con diversos sectores sociales que permita generar un entorno mucho más favorable a las demandas de las camareras de piso. Esto sin duda será clave en un futuro esperemos próximo que permita lograr cambios legislativos favorables a las trabajadoras y trabajadores del sector hotelero. Pero lo fundamental es que los avances en las estrategias de comunicación se traduzcan sobre todo en un fortalecimiento de la capacidad de organización sindical, principal garantía en la defensa de los derechos de las trabajadoras y trabajadores.

 

Una primera versión de este artículo con algunas modificaciones fue publicado en la Web de la Rel-UITA el 10 de febrero de 2015.

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.