RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Noticias Recientes

Reportaje | Turismo Responsable | Cataluña

01-08-2014

BCN World: el juego de la especulación

Reproducimos un artículo publicado en Diagonal (núm. 227, 17-30/07/2014) de Pedro Martínez y Pere Millán sobre BCN Wolrd y sus oscuras conexiones. Incluye declaraciones de Ernest Cañada, coordinador de Alba Sud.


Crédito Fotografía: Eli Mora | Diagonal

Hace casi dos años se presentaba de manera inesperada el proyecto BCN World, un macrocomplejo turístico basado en el juego y el ocio formado por grandes casinos, resorts y centros comerciales que tenía previsto ubicarse al lado del parque temático de Port Aven­tura, situado entre los municipios tarraconenses de Salou y Vila-Seca. Aquel día 7 de septiembre de 2012, Andreu Mas-Colell, conseller de Economía; Francesc Xavier Mena, encargado de Empresa, y Lluís Reco­der, titular de Territorio de la Gene­ralitat, anunciaban con grandes alhajas lo que estaba previsto que fuera la alternativa al ya fallido Euro­vegas del magnate estadounidense Sheldon Adelson, que tenía que haber sido construido en Madrid. 

Ese día también estaban presentes Isidre Fainé y Enrique Bañuelos. El primero, uno de los hombres más poderosos de Catalunya y presidente deLa Caixa, entidad bancaria propietaria de los terrenos donde está prevista la construcción del complejo, que tienen una extensión de unas 800 hectáreas y están valorados en 377 millones de euros, según Expan­sión. El segundo, empresario valenciano que fue uno de los estandartes de la especulación del ladrillo en los años previos al estallido de la crisis. De hecho, se considera que su inmobiliaria Astroc fue la primera víctima del pinchazo de la burbuja de la construcción. Actualmente es el máximo accionista del grupo Veremonte, sociedad que se comprometió a aportar el 20% del capital. Xavier Adserà es el consejero delegado de la misma y la mano derecha de Bañuelos.

En aquel momento se barajaban unas cifras astronómicas en relación al proyecto. Artur Mas, presidente de la Generalitat, anunció una inversión multimillonaria de 4.500 millones de euros. Se afirmó que la idea era construir seis parques temáticos, seis casinos, 12.000 habitaciones de hotel y la creación de 20.000 puestos de trabajo de forma directa. En opinión de Ernest Cañada, miembro de Alba Sud, “la imperiosa necesidad de generar puestos de trabajo, dado el contexto de desocupación tan importante que tenemos hoy en día, es usada como uno de los principales argumentos de los defensores de BCN World. En realidad es un chantaje. Lo que hará es avanzar hacia un proceso de precarización y degradación de las condiciones laborales”. 

Hagan sus apuestas

Después de presentar estas cifras tan prometedoras, lo cierto es que la opacidad ha sido la tónica dominante que ha acompañado al proyecto a lo largo de su corta historia. Hasta el momento, el proyecto de BCN World sólo cuenta con empresas inversoras para dos de los seis resorts programados en la planificación inicial del complejo. El día 30 de mayo de 2013 se presentaban los inversores para el primer resort, que prometieron desembolsar la cantidad de mil millones de euros. Éstos eran la firma hotelera Melià, Melco Crown y Value Retail.

Por otra parte, el segundo resort de BCN World contará con Hard Rock como único inversor. La marca estadounidense prevé construir el hotel más grande de la compañía en Europa en el complejo tarraconense. Hard Rock, que ya gestiona hoteles y casinos en Las Vegas, Macao y Singapur, pretende con este movimiento potenciar su imagen en Europa. El quinto inversor es Port Aventura, actualmente propiedad del grupo italiano Investindustrial, que gestionará el 50% de las plazas hoteleras de todo el complejo. Con este movimiento, BCN World se alía con su competidor más cercano, aunque los dirigentes de ambos complejos siempre han defendido que se retroalimentarán entre ellos.  CiU ha hallado en el PSC su aliado principal para aprobar la reforma de la ley que regula este tipo de complejos Después de unas arduas negociaciones con diferentes partidos políticos, CiU ha hallado en el PSC su aliado principal para sacar adelante el proyecto de reforma de la ley que regula los centros recreativos turís­ticos. Esta reforma era una condición que exigía Veremonte para impulsar el proyecto de construcción del complejo de BCN World, y fue gestionada por trámite de urgencia para que las obras puedan empezar cuanto antes. Y es que, como manifestó Adserà en la comisión de Eco­nomía, Finan­zas y Presupuestos, “si este Parla­ment, con toda la legitimidad, decide no crear el marco legal para hacer este proyecto en Cata­lunya, se hará en otros lugares de España que ya tienen la condiciones para hacerlo”.    

La ley fue aprobada con los votos de CiU y PSC, mientras que PP y Ciutadans optaron por abstenerse. ERC –principal socio de gobierno de los convergentes–, ICV-EUIA y la CUP mostraron su rechazo frontal a la propuesta. David Fernàndez, líder de este último partido, expresó en el Parlament que “el proceso de aprobación de BCN World concentra lo peor del capitalismo ludópata, de un modelo desarrollista e insostenible, y de un modelo de crecimiento caducado que forma parte del pasado”. La reforma de la ley tiene su punto más polémico en la reducción de la tributación de los casinos, que pasará del 55% actual a un 10%, cumpliendo así las exigencias que dicta la empresa de Bañuelos. 

Otro de los puntos de la reforma es la legalización de los casinos a crédito en los complejos, que hasta ahora sólo estaban permitidos en España en la Comunidad de Madrid. “Jugar a crédito facilitará las fantasías de recuperación del jugador. Es el punto de la ley más complejo y preocupante para nosotros, es el que más problemas nos podrá acarrear, siendo ya un colectivo suficientemente castigado”, sentencia Francesc Peren­dreu, pre­sidente de la Asocia­ción Catalana de Adicciones Socia­les.

La nueva ley también ha aprobado un nuevo plan urbanístico en el que se establecen los terrenos donde se prevé construir BCN World como zona para usos hoteleros, comerciales, residenciales y de actividades relacionadas con el juego y las apuestas. Son numerosas las voces críticas que se han alzado contra este proyecto, ya que opinan que transformará radicalmente el modelo de turismo familiar operante hasta ahora en la zona. “Es falso que en un determinado territorio quepa todo, cuando argumentan que una cosa no afectará a la otra no tienen en cuenta que sus decisiones tendrán consecuencias sobre el desarrollo económico y social de los recursos naturales”, esgrime Cañada. Además, expone que “la apuesta por el ‘monocultivo’ del turismo es un error que pagaremos caro, ya sea en forma de casinos, de sol y playa o de visitas culturales. El gran problema de BCN World es que es una apuesta más para profundizar en este modelo de desarrollo basado en el turismo”. 
 

El nexo de la mafia china con BCN World
P.M.A. y P.M.R. Melco Crown, la empresa china que gestionará el casino del primer resort, ha sido vetada en New Jersey y Australia por su estrecha relación con Stanley Ho, magnate del juego de Macao, cuya fortuna ha sido vinculada a la mafia china. Ho fue consejero delegado de Melco hasta 2006. Hoy la empresa está a cargo de su hijo Lawrence. Según un informe publicado por el Departamento de Seguridad Pública de New Jersey, Stanley Ho “permitió que el crimen organizado prosperara en sus casinos”. Este mismo informe califica a Ho de “inadecuado” para gestionar negocios relacionados con el juego. La Generalitat defiende la empresa y Andreu Mas-Colell ha declarado que “está sometida a duras inspecciones”.
Bañuelos y Adserà, viejos conocidos
P.M.A. y P.M.R. Filiales en paraísos fiscales para esquivar legalmente la tributación, macroproyectos anunciados a bombo y platillo que quedan en nada, y especulación inmobiliaria. Éstas son las prácticas habituales tanto de Enrique Bañuelos, empresario valenciano que controla la empresa Veremonte, como de Xavier Adserà, consejero delegado de la misma. La propia Veremonte opera desde Londres, ciudad madre de los principales paraísos fiscales del mundo. La empresa de Bañuelos tributa en los Países Bajos, aprovechándose así de las bajas imposiciones a compañías extranjeras. El empresario valenciano también es conocido por el hundimiento de su empresa inmobiliaria Astroc y por sus proyectos fallidos en Brasil.
Salou censura los opositores al proyecto
P.M.A. y P.M.R. Prohibición de presentarse en la biblioteca pública del municipio, retirada de carteles situados en escaparates privados o tablones de anuncios municipales o veto a la realización de debates sobre la construcción del complejo. Así se las gasta el Ayuntamiento de Salou que, encabezado por el alcalde Pere Granados (CiU), intenta evitar que se produzca un debate público sobre BCN World.
Los sindicatos mayoritarios enfrentados
P.M.A. y P.M.R. Mientras que CC OO se opone frontalmente al proyecto por impulsar un modelo turístico basado en el juego y las apuestas, y por sus tintes especulativos, UGT defiende que los casinos sólo representarán el 15% de las inversiones en BCN World y que el complejo creará unos puestos de trabajo que pueden ser muy valiosos para aliviar la dificultosa situación que vive el paro en la demarcación de Tarragona, donde en 2013 llegó a ser del 27% según la EPA. Posiciones claramente enfrentadas y que parece que no van a acercarse en los próximos meses. CGT y CNT también han mostrado su rechazo total a la construcción del complejo.

 

  Artículo publicado también en la versión digital de Diagonal.

 

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.