RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Nota informativa | Turismo Responsable | El Salvador

10-09-2013

Represión anti-sindical en hoteles salvadoreños

Ernest Cañada | Alba Sud

El pasado 7 de septiembre el sindicato SITIGHRA, asociado a la Rel-UITA, y otras organizaciones sindicales y sociales bloquearon la carretera de Los Cóbanos en protesta por el despido de varios trabajadores sindicalizados en los hoteles Las Veraneras y Decameron. 


Crédito Fotografía: CEAL

El conflicto se originó cuando los trabajadores del hotel Las Veraneras, de capital salvadoreño, se organizaron en el Sindicato de Trabajadores de Industria Gastronómica, Restaurantes, Hoteles, y Afines al Turismo (SITIGHRA), asociado a la Rel-UITA, para que la empresa atendiera sus legítimas demandas. En concreto debían el pago de 17.000 dólares a 59 trabajadores en concepto de horas extras, horas nocturnas, vacaciones y trabajo en días festivos. El Ministerio del Trabajo exigía también a la empresa que cancelara estas deudas desde el pasado 30 de abril de 2013, después de realizar una inspección por la denuncia de los trabajadores, según un comunicado del sindicato.   

Tal como explica la Asociació CEAL, las condiciones laborales en Las Veraneras se deterioraron a partir de mediados de 2012, tras la muerte del propietario y fundador del hotel, Jorge Zedán, conocido como Don Koky, de talante progresista y fundador también del Canal 12, y que asumieran sus hijos la dirección de la empresa. Jorge Zedán se había destacado por un trato respetuoso con sus trabajadores y por apoyar a las comunidades aledañas. Con la llegada a la dirección de sus hijos, y en especial de Larry Alberto Zedán, siempre según CEAL, las condiciones laborales cambiaron radicalmente, con abusos de poder, irrespetos y el incumplimiento de diversos pagos adeudados a sus trabajadores.

A pesar de la exigencia del Ministerio del Trabajo para que subsanaran las múltiples infracciones detectadas, la empresa no canceló la deuda con sus trabajadores. Y según CEAL también impidió que los inspectores del ministerio entraran en las instalaciones del hotel: “Cuando los inspectores quisieron regresar a corroborar el cumplimiento de las subsanaciones, el Gerente Luis Castillo, junto a su jefe de seguridad armado con una escopeta, les explicó a las autoridades que no les permitiría el ingreso. Cual si estuviera en una finca cafetalera del siglo pasado”.

También en el Hotel Decameron

Paralelamente, en el Hotel Decameron, ubicado al lado de Las Veraneras, en la zona de Los Cóbanos, en el departamento de Sonsonate, los trabajadores también se organizaron en el sindicato. Según declaraciones de una de las trabajadoras los motivos básicos que les empujó a organizarse fueron los abusos verbales que sufrían por parte de sus jefes, el impago de horas extras o formas de contratación inadecuadas. El sindicato también ha denunciado que el hotel, del transnacional Grupo Decameron, ha incumplido los compromisos adquiridos de contratar a todos los trabajadores del antiguo Club Salinitas y de promover la inestabilidad laboral.

Escalada en el conflicto

La respuesta de las dos empresas fue despedir a varios de los trabajadores sindicados y romper así con la incipiente organización sindical. Según denuncia CEAL, en el caso de Las Veraneras, la empresa estaría urdiendo una estafa, por cuanto podría aceptar readmitir algunos de los trabajadores en otra razón social que habrían creado a cambio de que perdieran la antigüedad, y por tanto los derechos adquiridos.

En respuesta a esta actuación, desde principio de septiembre el sindicato exigió a las patronales de ambos hoteles la readmisión de todos los trabajadores despedidos, el respeto a la libertad sindical y el pago de las deudas pendientes. Igualmente pidió al Ministerio del Trabajo que tomara medidas para garantizar que el desarrollo turístico en el país tuviera lugar respetando unas condiciones laborales dignas y respetuosas con los derechos humanos y las libertades sindicales. 

Por ese motivo, el pasado sábado 7 de septiembre de 2013, el sindicato SITIGHRA acompañados de otras organizaciones como FESTSSABHRA-UITA, Frente Sindical Salvadoreño, FSS y CONFUERSA entre otras, bloquearon la carretera de Los Cóbanos en protesta por el despido de varios trabajadores sindicalizados en los hoteles Las Veraneras Golf Villas Resort y Decameron.

Vea aquí el video de la jornada de protesta:

Tal como afirma el sindicato, “no puede haber buen servicio en los hoteles y servicios afines al turismo, sin en ellos no se respetan los derechos laborales y sí los trabajadores y las trabajadoras son despedidos por el hecho de fundar un sindicato”.

 

Razones para no preferir Hotel Decameron, según SITIGHRA
1. Es una multinacional que ha enfrentado acusaciones en El Salvador y en muchas partes del mundo por violaciones a los derechos de los trabajadores, por destrucción del medio ambiente y por violación a los derechos de los consumidores.
2. Cuando Decameron compró el antiguo Club Salinitas se comprometió a recontratar a todos sus trabajadores, lejos de eso ninguno de ellos fue recontratado y se ha caracterizado por promover la inestabilidad laboral.
3. Decameron comete FRAUDE DE LEY al contratar por períodos de 3 y 6 meses a trabajadores/as y luego los despide y les recontrata después de 7 días de descanso. Con esto pretende que los trabajadores no acumulen antigüedad y apropiarse de sus prestaciones a las que por Ley tienen derecho.
4. Las condiciones de inseguridad en Decameron ya han tenido graves consecuencias, una niña se ahogo en la piscina conocida como “El Bambú”, un cocinero falleció  en un accidente de trabajo por una cocina en mal estado y un ciudadano canadiense se ahogo en Costa Azul en el club de playa. Esto es el reflejo que no hay suficiente personal guardavidas (ya que son los mismos que reparten las toallas) y que la empresa no tiene las medidas necesarias de seguridad para proteger a sus trabajadores y trabajadoras.
5.  Las malas condiciones de trabajo, malos tratos a los trabajadores, abusos físicos y verbales y otros graves problemas laborales, repercuten en un deficiente servicio al cliente. Esta no es culpa de los trabajadores aunque ellos son quienes enfrentan el enojo de los clientes. Al final, eso es resultado de una pésima administración del negocio hotelero.
Razones para no preferir Hotel Las Veraneras, según SITIGHRA
1. Su propietario actual, Larry Alberto Zedan, ha roto con la tradición de su padre y fundador, Jorge Zedan (QDDG), caracterizada por el humanismo y relaciones cordiales y respetuosas con los trabajadores, los clientes, los propietarios, y los vecinos de la zona. Las relaciones actuales son de abuso verbal, amenazas, irrespeto a la Ley y de violación a la privacidad.
2. El Ministerio de Trabajo determinó que Las Veraneras debe US$ 17 mil dólares a sus trabajadores debido a falta de pago de horas extras, feriados, nocturnidad, vacaciones, etc. La empresa se niega a pagar y desafía abiertamente a las autoridades.
3. Al menos 15 trabajadores han sido despedidos a pesar de ser fundadores de SITIGHRA y estar protegidos legalmente contra el despido. Nuevamente la empresa desafía a las autoridades y sus resoluciones.
4. Dentro de los despedidos, se incluye personal guardavidas, de seguridad, recepción, atención al cliente, mucamas, jardineros, etc. Esto afecta directamente el buen servicio al cliente e incluso la seguridad de los huéspedes, socios y visitantes.
5. Existen condiciones de inseguridad en las labores del hotel, mientras el propietario esta enfocado en un conflicto con los trabajadores deja de lado la seguridad e higiene en el trabajo y el buen servicio al cliente. Por ejemplo hay instalaciones eléctricas en deplorables e inseguras condiciones.
6. Un mal empleador no puede ser un buen prestador de servicios hoteleros y turísticos. Prefiera aquellos establecimientos en donde sus trabajadores reciban un trato justo, legal y respetuoso. Esto va de la mano con un buen servicio al cliente. 
Publicado en Voces el 09/09/2013.    

 

 

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.