ESP CAT ENG

Contacto Newsletter

Suscribete a nuestro boletín

#TourismPostCOVID19 | Turismo Responsable

09-09-2020

Jim Walker: “Las empresas seguirán motivadas para atraer al público para que viaje en sus barcos, ya sea seguro o no”

Angela Teberga | Alba Sud

La gestión de la pandemia de COVID-19 por parte de las compañías de cruceros centra la conversación con este abogado estadounidense, especializado en la defensa de pasajeros y tripulantes en cruceros de todo el mundo.


Crédito Fotografía: Jim Walker. Imagen de su blog personal.

James M. ("Jim") Walker es un abogado estadounidense especializado en derecho marítimo desde 1983. Su blog tiene como lema "Todo lo que las compañías de cruceros no quieren que sepas". Con sede en Miami (Florida, EE.UU.), Jim representa a pasajeros y miembros de tripulación acosados, explotados o víctimas de diversos delitos en los cruceros de todo el mundo. Realizamos una entrevista con Jim en inglés, cuyas respuestas reproducimos traducidas al español.

¿Puede contarnos un poco sobre usted, su educación y su desempeño profesional?

Jim Walker: Me gradué en la Universidad de Duke en 1980, especializándome en historia e inglés. Asistí a la Facultad de Derecho de Tulane de 1980 a 1983. Me enamoré del derecho marítimo después de estudiar un plan de estudios centrado en el derecho marítimo, que consiste en su jurisdicción, el acoso moral y las muertes en la marina y las operaciones en alta mar. Después de graduarme en Tulane, pasé el Colegio de Abogados de Louisiana y trabajé como asociado en un bufete de abogados defendiendo a compañías de seguros y fabricantes de productos marinos. En 1987 me mudé a Miami, Florida, para casarme con mi esposa y posterior socia. En 1996, cambié mi práctica como abogado defensor que representaba a las líneas de cruceros y a los empleadores marítimos para dedicarme a representar solamente a los pasajeros y a miembros de las tripulaciones en las demandas contra las compañías de cruceros. En 2009, comencé a escribir un blog marítimo llamado Cruise Law News, que es el blog jurídico más leído en los Estados Unidos, escrito por un abogado en ejercicio a tiempo completo. El lema del blog es "Todo lo que las líneas de cruceros no quieren que sepas".

La literatura médica internacional ha estudiado durante muchos años los brotes de enfermedades infecciosas en los buques y ha demostrado que el confinamiento y la concentración de personas en los cruceros potencia la transmisión de enfermedades. ¿Por qué los armadores no han hecho nada hasta ahora? 

Jim Walker: Sí, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos han estado estudiando los brotes de enfermedades en los cruceros durante más de veinticinco años. Ha habido más de 125 brotes de enfermedades en los cruceros en los últimos diez años. Estas han sido principalmente brotes de norovirus y e-coli, así como virus más exóticos y enfermedades seriadas, como la tuberculosis, la peste y la enfermedad del legionario. 

La industria de los cruceros tiene un historial de ser deliberadamente inadecuada en la investigación de los brotes de enfermedades. La FDA, el equivalente estadounidense de la ANVISA, y el CDC concluyeron hace tiempo que la causa más probable de un brote en casos de norovirus son los alimentos y/o el agua contaminados. Obviamente, el virus también puede propagarse debido a cocineros y manipuladores de alimentos infectados. Además, el virus puede propagarse debido a las condiciones insalubres de la cocina y los restaurantes, así como por los pasajeros que llevan el virus a bordo de los barcos. 

Pero no importa cómo ha aparecido o se ha propagado la enfermedad en los barcos, las líneas de cruceros siempre informan al público de que los pasajeros la han traído y transmitido al no lavarse las manos. La primera defensa de la industria del crucero es desde las relaciones públicas, no desde la ciencia y la verdad. El objetivo de la industria de los cruceros es convencer al público de que los barcos son limpios y seguros. La industria no ha tomado las medidas necesarias para proteger al público contratando especialistas en enfermedades infecciosas, epidemiólogos y especialistas en salud pública experimentados y bien capacitados. En los 125 brotes de enfermedades anteriores, las compañías de cruceros no encontraron ni un solo brote causado por los alimentos o el agua consumidos en el barco o por su tripulación de alimentos y bebidas. Siempre culpan a sus pasajeros. 

Cuando el nuevo coronavirus afectó por primera vez a las líneas de cruceros a principios de febrero de 2020, en el Diamond Princess [veáse el artículo de Angela Teberga en Alba Sud], Princess Cruises y Carnival Corporation no estaban preparadas para hacer frente a un virus tan agresivo, contagioso y mortal. Las líneas de cruceros carecían de la infraestructura de epidemiólogos o médicos de salud pública experimentados para comprender la raíz del problema. Estos grupos tienen la tradición de encubrir los brotes de enfermedades y culpar a sus clientes.

¿Por qué algunos armadores tardaron tanto en suspender sus operaciones este año?

Jim Walker: Las compañías de cruceros esperaron mucho tiempo para suspender finalmente las operaciones de sus barcos, hasta casi mediados de marzo de 2020, a pesar de que había una probada propensión a que el coronavirus se propagara en el Diamond Princess debido a la ausencia de protocolos seguros y equipos de seguridad adecuados. Estas empresas no obtienen sus enormes beneficios libres de impuestos permaneciendo inactivas en el puerto. Ganan dinero en el mar, donde pueden recaudar varios millones de dólares por crucero vendiendo enormes cantidades de alcohol, en excursiones por tierra y a través de sus casinos, restaurantes especializados y tiendas de regalos. ¿Por qué le ha llevado tanto tiempo a la industria detener las operaciones? La codicia. Las líneas de cruceros esperaban seguir navegando y mantener sus ganancias.

Muchos gobiernos, como el de los Estados Unidos y el de Japón, fueron duramente criticados por sus medidas de control sanitario, que impidieron que varios barcos atracaran para "proteger a sus ciudadanos en tierra". ¿Cuál es su opinión sobre esto?

Jim Walker: Muchos países se negaron a permitir que los cruceros hicieran escala en sus puertos y permitieran desembarcar a los pasajeros en sus países. Esa fue una decisión responsable y prudente para esos países. HAL Westerdam (Holland America Line) me viene a la mente. Cuatro países se negaron a permitir que la nave HAL atracara. Tailandia, Japón, Taiwán, Guam y Filipinas tenían en mente las mejores intenciones para sus ciudadanos. El barco finalmente convenció a Camboya de que lo dejara atracar en su puerto. Vimos los mismos problemas más tarde, después de que el virus se convirtiera oficialmente en una pandemia en marzo, cuando países como Jamaica y las Islas Caimán se negaron a permitir que un barco de Carnival Cruise Line atracara. En todos estos casos, los protocolos médicos del puerto eran mucho más estrictos que los procedimientos del barco.

Mi opinión sobre el CDC de los EE.UU. es que tardó mucho tiempo en reaccionar a la pandemia, pero finalmente acertó con sus protocolos. Esto ocurrió en el momento en que HAL Zaandam llegó al sur de Florida con pasajeros y tripulantes enfermos de COVID-19. El CDC estaba cansado de ver a los cruceros con bandera extranjera (es decir, sin bandera estadounidense) desembarcando pasajeros y tripulantes enfermos en tierra y tratando de escapar a la responsabilidad de los gastos médicos que implicaba. Luego creó estrictas directrices que exigen a las compañías de cruceros que presenten planes detallados, que los directores generales de las empresas se comprometan a asumir la responsabilidad de todos los costos de repatriación y que se prohíba a los empleadores utilizar vuelos comerciales fuera de los puertos de los Estados Unidos. Finalmente, las líneas de cruceros se vieron obligadas a utilizar el transporte privado, pero la mayoría de las líneas de cruceros se negaron a seguir las directrices porque, en su opinión, era demasiado caro.

¿Qué opina de las medidas de gestión del brote de COVID-19 llevadas a cabo por el gobierno japonés en el barco Diamond Princess?

Jim Walker: La respuesta de Princess Cruises y el gobierno japonés fue desastrosa. Hubo una demora en la solicitud de cuarentena y las ineficaces medidas de contención convirtieron al Diamond Princess en la "proverbial placa de Petri flotante" que acabó convirtiéndose en "una superincubadora, un desastre epidemiológico en el mar". Los pasajeros con fiebre y otros síntomas se mantenían en los camarotes sin atención médica; los médicos y las enfermeras trabajaban sin equipo de protección personal completo; y los tripulantes enfermos dormían en los camarotes con otros miembros de la tripulación y comían en los comedores de la tripulación, lo que exacerbó la propagación del virus a toda la tripulación que seguía interactuando con los pasajeros. El resultado fue más de 800 tripulantes y pasajeros infectados con COVID-19 y diez personas muertas. 

La compañía, por supuesto, culpó al gobierno japonés por el desastre, pero Princess Cruises es al menos tan culpable y, en mi opinión, la más culpable. Una de las primeras cosas que hay que aprender sobre el derecho marítimo en la escuela es que los empleadores marítimos tienen un deber especial con sus empleados. Es similar a lo que los padres deben tener con un niño. Proteger a los miembros de la tripulación y proporcionarles un tratamiento médico rápido y adecuado es una obligación legal absoluta y no delegable, que se remonta a siglos atrás, a los Códigos Medievales del Mar. Era dolorosamente obvio que los miembros de la tripulación del Diamond Princess no estaban entrenados en los procedimientos adecuados cuando ocurrió el brote. Ni siquiera fueron entrenados en cómo ponerse correctamente sus máscaras y luego desecharlas.

La pregunta es: ¿Qué aprendió Carnival Corporation (propietaria de la marca Princess Cruises) del fiasco de Diamond Princess? Aparentemente nada. Consideremos el desastre del Costa Fascinosa (Carnival también es dueño de Costa Cruises) o el del Ruby Princess más de un mes después, cuando la flota de Carnival Corporation, de más de 100 barcos, siguió navegando. El resultado son muchos cientos de personas infectadas por COVID-19 y muchas docenas de muertos.

¿Puede decirnos cómo trataron las compañías a los tripulantes que solicitaron la repatriación? 

Jim Walker: La repatriación de más de 100.000 tripulantes de cruceros ha sido un desastre. Hay tres razones por las que los miembros de la tripulación permanecen atrapados en los cruceros. Las razones para no repatriar a la tripulación son una combinación de los siguientes factores: 

1) Las líneas de cruceros retrasaron los esfuerzos de repatriación después de que el CDC emitiera inicialmente su orden de "no abordar" el 13 de mayo por sólo 30 días. Las compañías esperaban reanudar la navegación lo antes posible y no repatriaron a los miembros de la tripulación con la intención de volver a ponerlos a trabajar. Las empresas se mostraron sorprendidas cuando el CDC amplió la orden de no embarque hasta el 25 de julio. 

2) El CDC exigió a las líneas de cruceros que repatriaran a la tripulación sólo en chárters privados, lo que la mayoría de las empresas se negó a hacer alegando que era "demasiado caro", y los directores generales, los directores de cumplimiento y los directores médicos del crucero se negaron a firmar declaraciones reconociendo que las empresas tenían la intención de cumplir las directrices del CDC. 

3) Los países comenzaron a cerrar las fronteras para limitar la propagación del COVID-19. La situación mejoró ligeramente cuando el Miami Herald informó el fin de semana pasado que el número de tripulantes que permanecían en los barcos en el mar se redujo a unos 40.000. Se trataba de una crisis humanitaria con miles de tripulantes en los barcos contra su voluntad, sin paga o recibiendo sólo una pequeña cantidad para las necesidades y sin poder mantener a sus familias. Se han producido protestas, huelgas de hambre, peticiones de asistencia televisiva y suicidios de miembros de la tripulación. He reportado de seis a diez suicidios en menos de dos meses. U.K.’s Maritime Coastguard Agency (MCA) se embarcó recientemente en cinco buques de Cruise and Maritime Voyages (CMV) y detuvo esta flota al encontrar contratos de tripulación vencidos e impago de salarios en violación del Convenio sobre el trabajo marítimo.

¿Es posible predecir cuáles son las tendencias del turismo de cruceros post-pandémico? ¿Volverán los armadores a las mismas viejas costumbres? 

Jim Walker: No es posible predecir el estado de cosas post-pandémico en este momento. La pandemia continuará durante un año más en mi evaluación, al menos desde mi punto de vista como residente de los Estados Unidos. En Florida, donde soy abogado, recientemente el número de infecciones ha alcanzado un alto nivel diario. En mi opinión, el crucero no será razonablemente seguro hasta que haya una vacuna, que está al menos a un año de distancia.

La industria promoverá "limpiezas mejoradas", que son más de las mismas medidas ineficaces de la vieja escuela que no protegen a nadie, incluso cuando hay un brote de virus relacionados con el norovirus o el e-coli. La mayoría de las compañías de cruceros no han adoptado los protocolos necesarios para reducir al mínimo la introducción y los brotes de coronavirus en los buques. Los pocos que han introducido procedimientos ni siquiera requieren el uso de máscaras en los cruceros, lo que tal vez sea la forma más eficaz de proteger a los demás del virus. La mayoría de las personas han respondido a encuestas que no navegarán si tienen que llevar una máscara, lo que en los EE.UU. se asocia a menudo con un voto político contra el presidente de los EE.UU. No se puede confiar en que las compañías de cruceros impongan medidas preventivas estrictas y probadas para proteger al público estadounidense e internacional. Las empresas de cruceros están sufriendo financieramente, lo cual entiendo, pero seguirán motivadas para atraer al público para que viaje en sus barcos, ya sea seguro o no.

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.