Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Reportaje | Turismo Responsable | Brasil

12-08-2020

La lucha global de los guías turísticos por la ayuda de emergencia

Bianca Paes G. dos Santos | Labor Movens

En Brasil los guías turísticos se movilizan en demanda de unos ingresos básicos con los que hacer frente a la pandemia de COVID-19. Su lucha se repite en muchos otros países. Hoy es uno de los colectivos más afectados y desprotegidos por la parálisis del turismo. 


Crédito Fotografía: Marcelo de Souza. Concentración de guías en Rio de Janeiro (16/07/2020).

Mientras que los gobiernos y las grandes empresas se preocupan por tratar de sugerir perspectivas y tendencias en el mundo posterior a la crisis, interesados en la recuperación de los mercados, una parte de la clase trabajadora a escala global se preocupa por el presente, por la supervivencia ante la pandemia. 

En este escenario, los debates sobre el ingreso mínimo (o ingreso básico) emergen a la superficie en todo el mundo y, aunque la propuesta debería ser un programa universal y permanente, se trata de una necesidad emergente y de subsistencia para los períodos de crisis. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) estima que otros 130 millones de personas se ven abocadas a la escasez de alimentos a causa de la pandemia y, según Miguel Barreto, director regional de la institución para América Latina y el Caribe, existe "la necesidad de ampliar los programas de transferencia de efectivo, especialmente en las regiones con altas tasas de trabajadores informales". Además, añade que la crisis se agravará en estos países, ya que, con la parálisis de estos trabajadores, no habrá ingresos para mantener su alimentación. Esto dará lugar a una crisis alimentaria como resultado de la crisis del coronavirus.

En Brasil, la tasa de trabajadores informales era del 40,6% hasta febrero y, durante la pandemia, 12,8 millones de personas ya estaban desempleadas. Además, un estudio de la Red de Investigación Solidaria indica que el desempleo es mayor que el anunciado por las cifras oficiales que desconocen el desempleo oculto causado por el distanciamiento social. En este sentido, el aumento del desempleo en el país alcanzó tasas del 25,3% en mayo.

En un intento por minimizar los impactos de la pandemia para los trabajadores informales, los microempresarios individuales (MEI), los trabajadores autónomos y los desempleados, se creó la ayuda de emergencia del gobierno federal. Sin embargo, la concesión de la ayuda tiene una serie de exclusiones, como el límite máximo de ingresos imponibles en 2018, el límite de ingresos familiares hasta 3 salarios mínimos, etc., además de los errores de análisis del sistema, que se configura como una política paliativa e insuficiente para satisfacer las necesidades de la sociedad.  El valor de esta ayuda (R$600,00, unos 94 euros) es escaso para el sustento de muchas familias, ya que está por debajo del salario mensual medio de la mayoría de los trabajadores asistidos. Así que, según Ana Carolina Rodrigues, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas, Empresariales y Contables de la Universidad de Sao Paulo (FEA/USP), "lo que sucede es que estas personas necesitan elegir entre quedarse en casa y protegerse o ir a trabajar para sobrevivir".

En el conjunto de actividades económicas, el turismo destaca por una elevada tasa de informalidad: 52% (IPEA, 2017). Además, el trabajo en el turismo se caracteriza por otras manifestaciones de precariedad, como: largas jornadas, bajos salarios, horarios flexibles y acciones antisindicales. Y, entre los trabajadores del turismo, los guías turísticos son uno de los colectivo que se encuentran en una posición más frágil, principalmente porque sólo el 5% de los profesionales tienen vínculos laborales (RAIS, 2018). Por lo tanto, los demás guías son autónomos o tienen la inscripción como MEI y, en ambos casos, la remuneración es por trabajo realizado, es decir, sólo cobran si prestan efectivamente un servicio y, con la parálisis del turismo en el período de la pandemia, no tienen ninguna fuente de ingresos. 

Aún así, muchos de ellos no pudieron acceder a la asistencia del gobierno federal. La Comisión de Guías del Estado de São Paulo realizó una encuesta en abril para sustentar mejor la justificación de su proyecto de ley y, en ella, identificó que sólo el 40% de los guías de turismo de este Estado recibían la ayuda. La Asociación de Guías Turísticos São-Roquense reprodujo la encuesta e identificó que, entre sus miembros, sólo el 35% recibía la referida ayuda.

Frente a la evidente necesidad de asistencia y a la insuficiencia de la ayuda prestada, esta parte de la clase trabajadora del turismo comenzó a organizarse para garantizar su derecho, y no sólo en Brasil.

Una demanda global

Es común que los principales medios de comunicación propaguen el discurso de la "reinvención" y del "emprendimiento" en tiempos de crisis, fortaleciendo las narrativas neoliberales. Muchos trabajadores emigran de la actividad en estos períodos, no por elección, sino por falta de opción y de asistencia, como única alternativa para el sustento y la supervivencia de sus familias. 

Thao Nguyen explica en VNExpress International que los guías turísticos en Vietnam han perdido su trabajo desde que el país bloqueó la entrada de extranjeros en marzo. Ahora, estos trabajadores, por falta de asistencia del gobierno, luchan con el imperativo de hacer otra cosa y están encontrando trabajos temporales en diferentes áreas.

Según Shakeel Chauhan, vicepresidente de la Federación de Guías Turísticos de la India, 3.500 guías del país ya han perdido su fuente de ingresos debido a la crisis de la pandemia y exigen un paquete de ayuda al gobierno local, y lo justifica con el argumento que otros países, como los Estados Unidos, el Reino Unido, Indonesia, Singapur y Tailandia, ya hayan garantizado la ayuda de emergencia a estos trabajadores. Shamsuddin Khan, presidente de la Asociación de Guías Turísticos (ATGA), considera que la inestabilidad en el sector se mantendrá durante aproximadamente un año, y afirma que, para ejercer la profesión de manera regular, los trabajadores deben comprometerse a no desarrollar ninguna otra actividad remunerada, por lo que se encuentran completamente sin ingresos.

"Al igual que otros sectores no organizados, también hemos instado al gobierno a que nos ayude con un paquete financiero durante las crisis para la supervivencia de nuestras familias, ya que no tenemos un ingreso regular, ni seguridad laboral, ni una pensión ni un centro médico", dijo Khan, a lo que añadió que su supervivencia depende totalmente de la llegada de turistas de todo el mundo. Pero debido a la pandemia, todo ha sido cerrado y nadie sabe hasta cuando permanecerán desempleados”. 

En Tailandia, al menos 30.000 guías turísticos se han quedado sin empleo al disminuir el flujo de turistas. Según Jarupol Rueangket, presidente del Consejo de Turismo de Tailandia, la mayoría de estos trabajadores no tienen otros empleos ni reservas financieras, por lo que sugirió al Consejo que se redactaran propuestas para enviar al gobierno la solicitud de préstamos a bajo interés. Meses antes, la Asociación de Guías Turísticos de Tailandia escribió una carta al Ministro de Turismo y Deportes solicitando medidas de ayuda de emergencia.

La alternativa de conceder préstamos para esta categoría no ha sido exclusiva de Tailandia. En Turquía, el Gobierno también prestó este tipo de asistencia, lo que no parece una vía adecuada para este colectivo, ya que no hay perspectivas de reanudar las actividades turísticas y, a su vez, la reapertura del turismo no garantiza la reintegración inmediata del guía en el mercado laboral. Incluso después del fin del estado de alarma en España, la circulación de turistas ha sido escasa, especialmente de turistas que tienden a contratar guías turísticos. A la práctica ausencia de grupos organizados por agencias, se le añade que hay muy poca demanda individual. "No es nada habitual que nos contrate gente de la misma provincia, es mucho más común que lo hagan quienes viven de otras regiones o países, que de momento son muy pocos", asegura Tomás Vivas, presidente la Asociación de Guías de Turismo de Extremadura (AGUITEX).

La reapertura del turismo en París estuvo marcada por las protestas de los guías turísticos frente al Museo del Louvre. Los trabajadores se reunieron sosteniendo retratos de la Mona Lisa y pidiendo el apoyo del gobierno para superar la crisis, ya que en mayo Francia anunció medidas de apoyo al sector turístico, pero según Margot Schmitz, una de las manifestantes, esta ayuda no llegó a las guías turísticas.

Al otro lado del Atlántico, en tierras brasileñas, se produjeron situaciones similares a los ejemplos citados anteriormente. Hubo informes de los medios de comunicación que "romantizaron" la precaria situación de los guías turísticos sin empleo ni ingresos en medio de la pandemia que tuvieron que emigrar o improvisar nuevas actividades económicas (como esta del diario O Globo y esta otra de Nossa. En realidad, hubo medidas de apoyo al sector turístico que no llegaron a los guías, además de un incremento de la oferta de préstamos y demostraciones de protesta y manifestaciones diversas.

La lucha de los guías en Brasil 

“El panorama es aún menos halagüeño en los países que no han proporcionado ninguna ayuda financiera a los guías que se enfrentan la pandemia” Alushca Ritchie, presidente de la World Federation of Tourist Guide Associations (Skift, 05/06/2020)

La lucha de los guías turísticos brasileños por la ayuda de emergencia acompaña los reclamos mundiales. Sin embargo, ante el escaso compromiso de la entidad de representación nacional, las movilizaciones de clase fueron organizadas a escala de cada uno de los estados. En algunos, el liderazgo del movimiento proviene de asociaciones, en otros de comisiones o incluso, en un número menor, de sindicatos. 

Estos grupos organizados de trabajadores buscaron a los diputados de cada uno de sus estados para que redactaran proyectos de ley (PL) que autorizaran al Poder Ejecutivo a utilizar recursos para mitigar los efectos de la pandemia para los guías turísticos de ese territorio. Es importante destacar que, al tratarse de un proyecto de ley costoso para el Estado, no puede obligar al Poder Ejecutivo a comprometerse con este "gasto" y, por lo tanto, se limita a autorizar el uso de los recursos por parte del poder legislativo. En resumen, los proyectos prevén un ingreso básico de emergencia para los guías de turismo durante el período de la pandemia en cantidades que se refieren a un salario mínimo o un salario mínimo estatal. Entre las principales justificaciones presentadas por los PL, destacan las siguientes: (1) el sector turístico fue el primero en detener sus actividades, (2) la mayoría de los guías son autónomos y no están asistidos por derechos laborales, (3) el turismo depende de la ubicación para su experiencia, lo que restringe los ajustes a la línea y evita que el guía continúe en actividad durante el aislamiento, y (4) el turismo será posiblemente una de las últimas actividades económicas en recuperarse, ya que los viajes y las actividades de ocio se pueden ver con servicios superfluos y, por lo tanto, sólo se volverán a consumir después de una considerable estabilización del resto de la economía.

Los guías turísticos de Río de Janeiro fueron los primeros en unirse al plan estatal, con la solicitud de ingresos básicos de emergencia en abril. Después de varios procedimientos, los guías se integraron en un PL junto con otras categorías profesionales que solicitaron la misma reclamación. Los siguientes fueron los guías de São Paulo, seguidos por los de Paraná y otros estados. Frente a tales movilizaciones, surgieron otras acciones, como: (1) PL's con el mismo propósito a nivel municipal, como en el caso de Foz do Iguaçu/PR, Maceió/AL y Rio de Janeiro/RJ; (2) proyectos de recolección de canastas básicas de alimentos, como en Campinas/SP, Aracaju/SE, Ilhéus/BA, Fortaleza/CE, São Luís/MA, entre otros; y (3) tarjeta de ingreso ciudadano de emergencia para compras en el mercado y en la farmacia para los guías turísticos de Amapá.

En total, los guías brasileños han articulado 11 iniciativas de PL (estatales y municipales) que demandan ingresos básicos para este colectivo. Entre todos ellos, sólo el del estado de Río de Janeiro ya ha sido aprobado y sancionado, pero eso no significa que los trabajadores hayan recibido esos recursos. Ahora la lucha consiste en regular por ley para su aplicación efectiva. En Santa Catarina, por ejemplo, el proyecto tuvo un valor reducido, equivalente a la ayuda federal, a lo que se añadieron igualmente las mismas restricciones. En São Paulo, todavía están luchando por un procedimiento urgente en la Asamblea Legislativa (ALESP), que puede garantizar que los procesos se aceleren. 

En Foz do Iguaçu/PR, la Alcaldía negocia una "contrapropuesta" a la PL presentada por la Asociación de Guías. En lugar de proporcionar una renta básica a los trabajadores, el Poder Ejecutivo sugiere la contratación de los guías turísticos para las excursiones con los residentes locales, en un programa para reanudar el turismo en Foz do Iguaçu. El proyecto aún no ha sido aprobado, pero sugiere una serie de debates. Obviamente, para los guías que llevan casi 5 meses sin trabajo, la posibilidad de obtener ingresos mediante la prestación de servicios al Ayuntamiento es una alternativa para el mantenimiento de sus familias. Sin embargo, es innegable que el riesgo al que se exponen los trabajadores en medio de la pandemia es innegable en un proyecto de reanudación temprana del turismo. 

¿Qué tienen en común todos estos proyectos? ¿A qué se parece la lucha de los guías turísticos de todo el mundo? La búsqueda por parte de estos trabajadores de unas condiciones mínimas para sobrevivir ante la situación de pandemia. No hay manera de discutir ningún escenario pospandémico sin asegurar primero la supervivencia de los trabajadores durante la pandemia, en la que todavía estamos inmersos, y es una ilusión imaginar que la reanudación será en breve. 

 

Referencias:
IBGE. (2020). Pesquisa Nacional por Amostra de Domicílios Contínua.
Bianca Paes G. dos Santos es estudiante de Master en Turismo de la Universidad de Sao Paulo (USP), Brasil, y colaboradora de Labor Movens, grupo de estudios e investigación en condiciones de trabajo en el turismo en la Universidad Federal de Tocantins, Brasil. 
Este artículo fue publicado originalmente en portugués en el blog de Labor Movens el 10 de agosto de 2020. Traducción al castellano de Alba Sud. Se publica en el marco del proyecto «Plataforma de investigación en turismo, derechos humanos y equidad de género» desarrollado por Alba Sud con el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) (convocatoria 2019).

 

 

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.