ESP CAT ENG

Contacto Newsletter

Suscribete a nuestro boletín

Reportaje | Turismo Responsable | Rep. Dominicana

18-03-2020

Playa Macao, ante la amenaza de la exclusión

Giselle Cedeño | Alba Sud

Con el inicio de la construcción de proyectos hoteleros en Playa Macao, República Dominicana, el acceso público al mar se ha visto amenazado. Ante la gravedad de la situación, la comunidad se moviliza para no quedar al margen de la nueva dinámica. 


Crédito Fotografía: Playa Maco. Imagen de Giselle Cedeño.

De acuerdo a la Constitución de la República Dominicana, en su artículo 15 se establece que ríos, lagos, lagunas, playas y costas nacionales son de dominio público y de libre acceso. Sin embargo, se ha convertido en algo habitual que el desarrollo de proyectos hoteleros en zonas costeras comporte la prohibición del acceso libre a la playa a los ciudadanos dominicanos.

Playa Macao, ubicada en la parte norte de Bávaro, en la provincia de la Altagracia, una de las de mayor desarrollo turístico, es una de las pocas que queda con acceso público. Sin embargo, en 2018 con el inicio de la construcción del Hotel Macao Dreams, de la compañía AMResorts, se quiso restringir la entrada a la playa, pero la comunidad se ha empoderado y ha detenido estos planes. Aracelis Valdez, presidenta de la Asociación de Vendedores y Pescadores Playa Macao Uvero Alto (ASOVPESMU), que cuenta con 178 miembros, explica que, en 2017, citados por el Ministerio de Medio Ambiente a Santo Domingo, fueron informados que tenían que desalojar la playa y no podrían mantener sus negocios en el área. Fue entonces cuando empezaron a organizarse para dar a conocer lo que estaba pasando y poder paralizar estos planes. “Playa Macao es un patrimonio nacional y no es de nadie”, fue la consigna con la que se movilizaron.

Protestas contra la privatización Playa Macao. Fuente: El Tiempo, 2018. 

Gracias a las protestas y las marchas se detuvieron los planes originales dando paso al proyecto ¨Playa pública Macao¨, por el cual el Ministerio de Turismo se comprometía a acondicionar la playa con la construcción de quioscos para los vendedores, construir vías peatonales en madera, instalar sombrillas de cana, así como la regeneración de los manglares en malas condiciones, que se vieron afectados por la construcción del hotel en la zona. Dichos trabajos conllevarían un periodo de dos a tres meses, iniciaron en febrero de 2020, pero hasta el momento no han tenido mucho avance.

Construcción de quioscos en Playa Macao. Imagen de Giselle Cedeño. 

Estas acciones, impulsadas por las demandas de la comunidad, han logrado detener que se impida el acceso público a la playa. Aracelis Valdez explicó a Alba Sud que no se niegan al desarrollo de estos proyectos hoteleros, siempre y cuando se respeten sus derechos: “Muchos dicen que el pobre no quiere que el desarrollo llegue a la comunidad. El pobre sí quiere que el desarrollo llegue a la comunidad, pero no que la mate. ¿De qué me vale tener hoteles en mi comunidad cuando de igual manera tengo que mudarme a otro lugar por falta de empleo o que lo que me paguen no me alcance ni para pagar la renta?” 

Macao

El proyecto del Hotel Macao Dreams se encuentra actualmente en su primera fase, que ha implicado la construcción de 500 habitaciones. Sin embargo, están previstas dos fases más, en las que se ampliará el hotel con 677 y 1.126 habitaciones más respectivamente. Además de esta iniciativa, en Macao se prevé la edificación de un segundo macroproyecto de 11.000 habitaciones por parte de los dueños de la touroperadora Anex Tour. 

En principio, estas iniciativas podrían ser positivas, pues supondrían una importante fuente de empleo y desarrollo para la población local. Pero en República Dominicana domina la modalidad de “todo incluido”, un modelo que suele ser excluyente en el desarrollo de las comunidades locales. A pesar de que las autoridades del país dicen querer apostar por un modelo de turismo más sostenible, se siguen abriendo proyectos hoteleros bajo este mismo esquema de “todo incluido”. Lo que podría ser una oportunidad para la comunidad, si el turista sigue encerrado en el hotel sin consumir fuera de sus instalaciones, el supuesto beneficio puede reducirse notablemente. 

Hotel Dreams Macao Beach. Imagen de Giselle Cedeño.

Hotel Dreams Macao Beach. Imagen de Giselle Cedeño.

Mientras tanto la comunidad del Macao sufre numerosas necesidades. Entre otras limitaciones destaca el hecho que todavía no cuentan con un acueducto, sistema de alcantarillado, ni con un hospital, e incluso, en ocasiones, hay momentos en los que falta profesores que impartan clases en las escuelas. 

Wilson Santana, presidente Junta de Vecinos de Macao, al ser preguntado por Alba Sud por el acercamiento que ha tenido la administración pública para preparar a la comunidad en relación al futuro aumento de visitantes y de qué manera podría beneficiarse, explica que solo se han reunido con ellos para asegurarles que Playa Macao seguirá siendo pública. Sin embargo, sobre el desarrollo y la resolución de los problemas de la comunidad en sí, no se ha hablado y reconoce que no están preparados para beneficiarse de este desarrollo turístico. Con la perspectiva de la creación de nuevos empleos, los más jóvenes de la comunidad se encuentran haciendo cursos técnicos sobre atención en bares y restaurantes, pero esto no asegura que sean empleados o que puedan tener un salario que les permita tener una vida digna. Para Aracelis Valdez, “las entidades públicas deberían apoyarnos con esto y preparar a la comunidad, no esperar a que venga una institución privada y haga la inversión y se beneficie de lo que nos corresponde”.

Macao. Imagen de Giselle Cedeño.

En estos momentos, a los residentes no les queda más que ver como se alzan las imponentes edificaciones, y son muchos los que expresan temor de que a largo plazo puedan ser desplazados. Al respecto, Wilson Santana afirma que lo único que tienen seguro “es el derecho de propiedad” y cree que nadie puede desplazarlos. 

Hoy, los muros que separan el hotel de la comunidad, muestran el contraste entre la realidad cotidiana de los pobladores del Macao y la opulencia que alberga su interior. Si realmente se pretende un desarrollo social de la comunidad, primero se debería haberla acondicionado, dotarla de servicios básicos, y brindar formación profesional a sus pobladores y así puedan obtener un real beneficio de la llegada de turistas a la zona.

 

Este artículo se publica en el marco del proyecto «Plataforma de investigación en turismo, derechos humanos y equidad de género» desarrollado por Alba Sud con el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) (convocatoria 2019).

 

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.