RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Entrevistas | Turismo Responsable | Islas Baleares

01-04-2016

Antonio Fernández, sindicalismo también en las redes sociales

Ernest Cañada | Alba Sud

Delegado de CCOO en la zona de Calviá, Mallorca, uno de los principales núcleos turísticos en España, su acción sindical combina la atención presencial con una intensa labor de asesoría a través de las redes sociales.


Crédito Fotografía: Antonio Fernández. Fotografía de Alba Sud.

Comencemos por el principio de tu vida laboral, ¿cómo empezó tu vinculación con el mundo de la hostelería?

Comencé a trabajar en la Hostelería en el año 1971. Mi vida profesional y sindical siempre han ido unidas de alguna forma por las mismas circunstancias, por trabajos que le hacen a uno tomar partido ante las injusticias y la falta de derechos que se producen en el mundo laboral.

Me puse a trabajar de recepcionista de noche y durante el día realizaba los Estudios de Técnico de Empresas y Actividades Turísticas en la Escuela de Turismo del Mediterráneo. De aquellos ambientes, de aquellos compañeros de estudios y de aquel trabajo, y sobre todo influenciados por nuestro profesor de contabilidad, Toni Monserrat, que en paz descanse, salían a la luz “Mundos Obreros” que íbamos repartiendo por los algunos hoteles de forma clandestina. Hay que recordar que aún vivía Franco y que andar con “Mundo Obrero” en el autobús era algo que aún infundía miedo.

Cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas sindicales en España en 1978, me presenté como representante legal de los trabajadores en un hotel de Mallorca, de dónde al poco tiempo fui despedido porque en aquellos tiempos reivindicar y oponerse a los deseos del empresario no era fácil y la libertad sindical había que ganársela poco a poco.

Así me mantuve en la hostelería hasta el año 1985 y a partir de ahí me enganché a la informática y estuve trabajando en varios lugares, hasta acabar como  Coordinador del Centro de Enseñanza Asistida por Ordenador, CEAO Multimedia, y desarrollador del Curso Interactivo para el programa de gestión hotelera Opera de Micros Fidelio y otros cursos interactivos de la empresa Via Futura. Pero en 2005 decidí volver al turismo y así comencé de nuevo en el departamento de contabilidad en unos de los hoteles de la compañía Marriott.  

¿Cuál es trabajo actualmente en CCOO?

El trabajo que hago es representar el sindicato en la zona de Calviá, visitando a los trabajadores de las empresas, eligiendo y convenciendo a trabajadores para que representen al sindicato como miembros de los comité de empresa en esos centros de trabajo, y además intentando que salgan mujeres y jóvenes, para poco a poco modernizar las estructuras del sindicato y no quedarnos desfasados. Este es una tarea que me satisface enormemente, algunos amigos me dicen que ha sido como “ponerme un traje a medida”.

¿Cuáles son las características turísticas de la zona que atiendes?

Calviá es una de las zonas de turismo más importante del Mediterráneo, si no la más importante. Con aproximadamente 280 hoteles y sobre los 28.000 contratos laborales anuales, la inmensa mayoría de servicios, la tarea sindical se hace imprescindible y necesaria. Por ejemplo, en 2015 se hicieron elecciones sindicales en 68 hoteles y fueron elegidos 275 representantes legales de los trabajadores en estos establecimientos. Es una zona donde históricamente UGT ha tenido una amplia mayoría, seguido por CC.OO., que ha ampliado los resultados en un 6.91 % con respecto a las anteriores elecciones celebradas hace cuatro años.

El uso de las redes sociales

Una de las cosas que más me ha sorprendido de tu actividad sindical pública es el uso y manejo que tienes de Facebook como espacio de denuncia pero también de asesoría sindical. ¿Cuéntanos cómo te diste cuenta del potencial que podía tener esta red para el trabajo sindical? ¿Y cómo lo complementas con el trabajo sindical presencial más tradicional?

Llevar desde sus principios la afición por la informática, con los primeros ordenadores que salieron al mercado en la década de los 80 y usar por aquel entonces como método de comunicación los Bulletin Board System, de los que hoy en día la mayoría de los usuarios de Internet y de las redes sociales ni han oído hablar, fue casi un paso natural el uso de las redes sociales para potenciar la actividad sindical. Es más, mantengo que las redes sociales son una herramienta necesaria y fundamental para informar a los trabajadores en sus derechos, y aquellas instituciones sindicales que las usen con regularidad serán pioneros en el futuro. Por ejemplo, en mi caso, recibo más consultas vía mensajes de Facebook, sobre temas sindicales, que en el local donde a veces ejerzo mis tareas. Las redes son ya una realidad.

Una de las cosas que veo que haces habitualmente es asesorar a las trabajadoras y trabajadores de tu zona sobre diversas cuestiones relacionadas con sus derechos laborales. Leyendo tus comentarios uno tiene la impresión de tener un observatorio privilegiado para entender los grandes problemas laborales en el sector hotelero. Sin entrar en detalle, que los veremos más adelante, ¿pero cuáles son esos grandes temas? 

Como la mayoría de mis contactos en el perfil de Facebook vienen del mundo laboral de la hostería aprovecho para informar sobre aquellos temas que le son necesarios para ejercer sus labores, y lo hago siempre con la intención de que todo el mundo esté informado y comparta esa información con otros. Es por esa razón que toco muy a menudo temas de flexibilización de las categorías profesionales que lleva a un aumento de la carga de trabajo y a una pérdida de mano de obra. Suelo insistir mucho en el tema de la estacionalidad, que en nuestro sector vamos en camino de tener solo seis meses de trabajo como máximo y sueldos anuales de 10.000 euros como máximo. La estacionalidad es un reto de todos y si no se le pone freno es muy probable que acabe en menos meses aún de trabajo. Y por último, se está desarrollando un nuevo modelo de negocio, que vulnera incluso principios de igualdad constitucionales, donde al trabajador se le selecciona por su imagen: tener buena línea, ser joven, estar totalmente des-sindicalizado y con un vestuario igual en todo el establecimiento para que ese trabajador haga de todo. Es el robot perfecto. Esto incluso se agrava de tal forma que para disponer de este trabajador hay que deshacerse de otros que no cumplen con los requisitos de flexible, bonito y barato; y se hace con movilidad de plantillas o despidos objetivos a 20 días con un máximo de indemnización de 12 meses. ¡La aplicación de la reforma laboral en todo su apogeo!

Hace un tiempo promoviste una iniciativa en Change.org para pedir la jubilación anticipada y la regulación de la carga de trabajo de las camareras de piso que actualmente supera las 16.000 firmas ¿Por qué decidiste usar este medio y cómo ha funcionado? ¿Qué resultados esperas?

La recogida de firmas de Change.org es el grito de las camareras de pisos de la zona de Calvià que un día tras otro pedían que “había que hacer algo para dar a conocer su problema”. El objetivo primero era visualizar el nivel de explotación, casi generalizado, que existe en este sector de la hostelería, que se basa fundamentalmente en la sobrecarga de trabajo con incrementos de horas para terminar la jornada que no son pagadas, con renuncias a los tiempos de descanso estipulados por convenio  y que afecta especialmente a su salud a través de graves lesiones que están confirmadas por los médicos de cabecera que día tras día las reciben en sus consultas. De ahí que visualizando el problema se puede llegar a solucionarlo.

Esta plataforma además nos permite informar a los 16.000 firmantes instantáneamente de cualquier acontecimiento que se esté produciendo en ese campo y que tenga que ver con las camareras de pisos. Por no decir que también nos permite enviar un email, con un texto predeterminado, a las personas con capacidad de decidir por cada una de las firmas recogidas. Todo un potencial en manos de las camareras de pisos.

Grandes problemas en el sector hotelero

Vayamos por partes, ¿por qué una jubilación anticipada, cómo debería regularse y con qué edad, porque entiendo que sobre esto hay distintas propuestas?.

La jubilación anticipada se pide ante la pregunta que se hacen las mismas camareras de pisos: ¿Alguien se imagina a una camarera de pisos de 67 años haciendo 25 habitaciones diarias, con casi cuatro camas cada una, que es la edad que habrá que tener a partir del año 2027 para jubilarse? Ellas por supuesto no se lo imaginan. La regulación no podrá ser de otra forma que a través del Pacto de Toledo y la edad será una cuestión de evaluar lesiones y efectos secundarios de esta profesión para determinar si debe ser a los 60 ó, aún, a una edad inferior como se está ya pidiendo a través de otra petición en Change.org. Lo que sí debemos tener en cuenta que las propuestas deben ser realizables, razonables y que dejen las puertas abiertas para conseguirse.

¿Y en relación a la carga de trabajo? Habitualmente se dice que eso es muy difícil, y de hecho ha sido una de las grandes ausencias en la lucha sindical en la hostelería en España durante años? ¿Por qué ha sido tan difícil abordar este asunto?

Disminuir la carga de trabajo no se ha hecho nunca, pero aumentarla, es curioso, sí que se ha hecho y se ha hecho incluso por convenio. Y si se puede aumentar por convenio, ¿cuál es el motivo por el que se hace difícil disminuirla? Si se intenta a nivel de convenio se hace complicado por las distintas características que tiene cada establecimiento hotelero, y ahí es donde tenemos que cambiar la herramienta  y comenzar a solicitar la regulación vía centro de trabajo.

Por lo que he ido viendo llevas tiempo insistiendo en la importancia de los comités de salud dentro de las empresas, con representación del comité de empresa y de los empleadores, como instancia clave para regular las cargas de trabajo. ¿Cómo funcionan estos comités y por qué los visualizas como un espacio óptimo para abordar una cuestión tan complicada como la regulación de las cargas de trabajo?

Se argumenta que cada centro de trabajo es distinto y, por tanto, que no se puede hacer por convenio. Hasta aquí la respuesta es razonable. Entonces lo que se debería hacer es regular la carga de trabajo a nivel de centro de trabajo, y eso se puede hacer porque existen los comités de salud, que son órganos representativosyrecogidos en la Ley de Protección de Riesgos Laborales, formados por miembros de los trabajadores y miembros de la dirección de la empresa. Reunidos se podría llamar a las verdaderas protagonistas y decidir según las características del centro si la carga está sobredimensionada o no y obrar en consecuencia.  ¿Por qué no se ha hecho así? Porque los comités de salud son órganos recogidos en la ley pero que en la realidad están totalmente inoperativos. Quizá les falte un articulo en el convenio, para darles un poco de vida, donde se dijese: “los comités de salud tendrán la obligatoriedad de negociar por centro de trabajo, el número máximo de habitaciones y/o apartamentos a preparar diariamente con sus salidas correspondientes. Una vez pactado dicho número, se registrará en la delegación de trabajo, donde adquirirá carácter legal”.  Algo así. Sólo es una reflexión como puede haber tantas.

Externacionalizaciones: en el centro de la disputa

Actualmente uno de los grandes problemas para las trabajadoras y trabajadores del sector hotelero en prácticamente toda España está en los procesos de externalización de parte de sus plantillas a través de empresas multiservicios, que suponen entre otras cosas pérdidas en la categoría profesional, disminución salarial y división en la plantilla. ¿A qué responde esta estrategia empresarial? ¿Por qué es una cuestión tan central para las organizaciones sindicales?

La externalización, además de los problemas que planteas en tu pregunta, llevan un objetivo encubierto que es la muerte del sindicato en las empresas, con la desaparición de sus comités y delegados respectivamente, ya que en muchos casos se rompe la unidad productiva y en otros se deja sin la capacidad de hacer elecciones sindicales porque la ley exige siempre unos mínimos de trabajadores para hacerlas. Y también lleva la aplicación de convenios internos de empresa cuyo salario ronda el salario mínimo interprofesional a 655 Euros. Por no hablar de que las nuevas empresas pagan por producto, un nuevo mecanismo que abarata incluso el salario mínimo interprofesional.

En Mallorca la FEHM planteó en la pasada negociación del convenio colectivo su interés por regular desde el mismo convenio el uso de la externacionalización, lo cual fue rechazado rotundamente por los sindicatos, y finalmente no fue incluido. ¿Pero en qué medida se han extendido en hoteles de Mallorca? ¿Ha habido avances en su implantación?

En las zonas donde el sindicato tiene poca presencia, la externalización se va imponiendo poco a poco. En la Zona de Calvià está más o menos controlada pero el año pasado hemos tenido que plantear un conflicto de presión sindical para poder volver atrás una decisión que había tomado una empresa para extenalizar el servicio de pisos y despedir a 20 trabajadores antiguas. Ya es el segundo caso que se nos da en la zona y en los dos hemos planteado como respuesta la presión sindical y creemos que no hay otro modo. Y por el resultado creemos que no hay otro modo.

Fraudes y cutrerío

Revisando tanto la prensa, como tus comentarios en Facebook, o muchas de las entrevistas que hice a camareras de piso en Mallorca, una de las cosas que destaca son las diversas situaciones de fraude que comenten los empresarios con sus empleados. ¿Podríamos repasar las diferentes fuentes de fraude que se está cometiendo?

El fraude ya casi institucionalizado es contratar trabajadores eventuales (sin causa temporal) intentando confundir la causa temporal que debe tener todo contrato eventual con la temporada de verano, que son dos temas diferentes. Llega hasta tal extremo que incluso hay grandes compañías hoteleras que se permiten hacer más de cien contratos a un mismo trabajador al año. Estos contratos eventuales con una duración determinada son enormemente rentables al empresario, porque el trabajador con tal de quedarse fijo se adecua a la flexibilidad exigida por el empresario y en los finiquitos se deja de pagar, en muchas empresas, la indemnización de un día por mes trabajado. Que se pague esa indemnización es una de los logros sindicales que poco a poco hemos ido trasmitiendo a los trabajadores a través de las redes sociales, usando el muro para informar sobre los derechos de los trabajadores.

¿Y a qué crees que responde esta situación de fraudes? Uno tiene la impresión que hay una voluntad de ajustar costes tal que provoca que el sector hotelero esté cayendo en unos niveles de cutrerío impresionante, con una pérdida enorme de calidad en el servicio. ¿Tienes la impresión que se está produciendo un deterioro generalizado en las formas de gestión en el día a día de los hoteles? ¿Y si esto es así, por qué motivo?

Sí, es una forma de ajustar costes vía precarización de los trabajadores. La picaresca llega a un nivel tan chabacano que grandes directivos de compañías hoteleras crean sus propias empresas de servicios externos para prestar trabajadores a la empresa matriz, lo que acaba siendo “una cesión ilegal de trabajadores” disfrazada de contrata y que se convierte en fraude de ley. Incluso se está convirtiendo en una forma de remunerar a los directivos de la empresa con sobresueldos encubiertos pero a costa de los trabajadores cedidos que ven cómo son pagados y tratados bajos condiciones mínimas y sin ningún derecho. En vez del “todo incluido” para el turista es “el todo incluido para el trabajador”.

Problemas específicos

En los últimos tiempos y por el esfuerzo que hemos hecho múltiples actores, entre los cuáles tú has tenido un papel clave, hemos logrado visibilizar los problemas específicos de las camareras de pisos. Pero la degradación en las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras de los hoteles es bastante más generalizada. Me gustaría repasar contigo algunos de los problemas específicos que atañen a diferentes colectivos a partir del caso concreto de la zona en la que trabajas. Empecemos por los problemas de los trabajadores de recepción.

En el departamento de recepción lo que más abunda es el empleo de trabajadores en “prácticas”, venidos del extranjero con supuestos contratos entre una escuela de hostelería inexistente y el hotel, que emplea a estos trabajadores con funciones iguales a un recepcionista pero sin pagar seguridad social y con una gratificación de a veces 150 euros al mes. Duermen en unas condiciones verdaderamente penosas y, a veces, se les hace hacer turnos de noche para substituir al conserje o recepcionista de noche en su día libre, con el peligro que conlleva dejar sola a una persona, y más cuando es un joven que viene en prácticas a un hotel lleno de “hooligans”.

En este sector se está introduciendo también el trabajo de 8 horas con un descanso mínimo de 15 minutos por jornada pero todo el tiempo de pie, sin poderse sentar,  tras el mostrador de recepción. Aquí queda por hacer un trabajo concienzudo en prevención de riesgos laborales.

¿Y en las cocinas?

En las cocinas se detecta un deterioro de las categorías y además una perdida de algunos puestos de trabajo sustituidos por servicios externos. Por ejemplo, aprovechando la reforma laboral se despide a jefes de partida con causas objetivas, con 20 días, y se substituye esa partida por comida traída del exterior. Esto puede convertirse en un gran problema próximamente.

En cuanto al deterioro de las categorías es la pretensión de que un cocinero debe hacer de todo: fregar platos, fregar perolas y suelos, cocinar, y en muchos casos turnarse para hacer de jefe de partida. Un ahorro en mano de obra pero a costa de la profesión del trabajador y de su categoría.

¿Qué ocurre con los camareros y camareras de bar y restaurante?

La misma problemática que en la cocina en cuanto a categorías, pero agravado porque ahora un camarero de comedor es también un camarero de bares y a su vez un Room Services, y todo eso pagándoles y cotizando por ellos durante años como ayudantes de camareros, lo que supone un deterioro de las prestaciones de desempleo y lo que es aún peor, lo que les queda es una futura pensión de plena miseria a consecuencia de los cambios introducidos en los coeficientes de reducción hechos por el gobierno del PP sobre las futuras pensiones cuando no se alcance la edad ordinaria legal para jubilarse, lo que para un fijo discontinuo que trabaja seis meses al año es “un imposible”.

¿Cuéntanos qué ocurre con las lavanderías? ¿En qué condiciones se encuentran sus trabajadores en aquellos hoteles en los que aún no las han externalizado?

En las lavanderías que no están externalizadas ocurren dos casos: suelen tener una carga de trabajo enorme porque dan servicio a toda la compañía de hoteles con un personal a veces escaso; y el segundo caso es que cuando existe la lavandería para un solo hotel se llega al extremo de que las labores de lavandero o lavandera las hacen otros trabajadores con distinta categoría: gobernanta, subgobernanta, etc. Otra vez ahorro en costes laborales pero sin incrementar las rentas de quién hace funciones que no le pertenecen.

¿Crees que nos dejamos algún colectivo con alguna problemática específica destacada?.

Sí, quizás el de los camareros que han quedado fuera de juego porque no van con las reformas de hoteles que han hecho o se están haciendo recientemente en Baleares. Muy modernos, muy “chicks”, muy “cools” o como se les quiera llamar. Esto supone que ciertos camareros con pelo blanco, o un poquito de barriga cervecera son sustituidos por otros muchos más jóvenes, que por decirlo de alguna forma están más a juego con la reforma, y también más propensos a aceptar unas condiciones de trabajo más flexibles; y a los mayores de edad se les manda a tirar por carros o bien al desempleo directamente. Son años boyantes económicamente; lo que menos cuesta es pagar un despido y quitarse a un trabajador igual que se quita uno un mueble. Forma parte de la reforma. ¡Triste pero real!

Balance

¿Qué balance haces de la situación en la que se encuentra el trabajo en el sector hotelero?

A nivel de tabla salarial en Baleares podemos decir que no está mal la situación. ¿Podría estar mejor? Sin duda, pero a través de las negociaciones se están manteniendo los derechos y los logros de los últimos años. Sin embargo, la estacionalidad es un grave problema en nuestro sector ya que cada vez se reducen más los meses trabajados y esto deja salarios anuales bastante por debajo de los índices de pobreza, degradando las pensiones por falta de las cotizaciones necesarias para cobrar algo decente.

Cuando visito los centros de trabajo, por mi tarea sindical, suelo decir aquella frase de:  “en los próximos años a la hostelería no la va a conocer ni la madre que la parió”. ¿Por qué? En 5 - 10 años va a producirse un cambio enorme. Muchos trabajadores en todos los departamentos que comenzaron a trabajar en la década de los 70 actualmente ya están a punto de jubilarse. Muchos puestos de trabajo que fueron ocupados por trabajadores emigrantes provenientes de Andalucía y otras comunidades autónomas de España, se tendrán que ocupar de nuevo con mano de obra proveniente de otros territorios. Ya se está dando a pequeña escala pero el cambio será considerable y el sindicato deberá estar preparado para enfrentarse a ese nuevo reto, incorporando a la institución a emigrantes provenientes de países de África y otros territorios.

¿Además de esto que planteas, cuáles son desde tu perspectivos los principales retos del sindicato en la hostelería?

Uno de los retos más importantes al que nos enfrentamos es cómo dar soporte a un trabajador precario que a veces no tiene ni para pagar la cuota sindical porque ni llega a cobrar la mensualidad en la empresa donde trabaja. Tendremos que estar muy atentos a cubrir las necesidades sindicales de este trabajador porque será o puede ser un trabajador sindicalizado en el futuro. Pero si hoy en día no hay unos procedimientos sindicales a seguir en cuanto a la asesoría jurídica y en cuanto a la defensa de sus derechos será muy difícil que un día podamos incorporar a este trabajador a la defensa de los derechos colectivos.

Personalmente veo una diferencia enorme entre las inquietudes sindicales de un trabajador con contrato eventual o temporal y un trabajador fijo indefinido. Debemos tener una sensibilidad especial para el primero y apoyarnos en el segundo. Sin ambos,  tendremos un futuro incierto. Sinceramente, no veo que exista respuesta a este problema y dejarlos en manos de los abogados de oficio sin una ayuda sindical es un suicidio de nuestros principios.

 

 

 

TURISMOS EN DISPUTA

El blog de Ernest Cañada

Sobre perspectivas críticas en el turismo y alternativas comunitarias

Investigador y comunicador social. Trabaja actualmente como coordinador de Alba Sud. Es investigador asociado al Centro de Análisis Socio Cultural de la Universidad Centroamericana (UCA) en Managua, Nicaragua, y miembro del Grupo de Investigación en Sostenibilidad y Territorio de la Universidad (GIST) de las Islas Baleares (UIB), España. Es miembro también del Centre per la Sostenibilitat Territorial (CST) de Catalunya. Reside en Centroamérica desde el año 2005.

En este blog hablamos de turismo en plural, de su impacto en el mundo rural, de los procesos de desposesión que conlleva, de las condiciones laborales de sus trabajadores. Pero también de los esfuerzos comunitarios y de amplios sectores sociales por controlar territorios, recursos y formas de organizar esta actividad para, en definitiva, construir alternativas democratizadoras.

Ir a blog »

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.