RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Dossier: Camareras de piso | Turismo Responsable

07-08-2014

Soledad Castro: “Cuando en la mañana te dan la chuleta de trabajo, te das de cabeza contra la pared”

Ernest Cañada | Alba Sud / Rel-UITA

Trabaja como camarera de piso desde hace 19 años. Es originaria de Barcelona pero se instaló en Mallorca hace mucho. Desde hace 8 años es delegada sindical por la UGT en su centro de trabajo.


Crédito Fotografía: Ernest Cañada

Soledad Castro trabaja como camarera de piso desde hace 19 años. Es originaria de Barcelona pero se instaló en Mallorca hace mucho. Actualmente trabaja en un hotel de Playa de Palma, donde desde hace 8 años es delegada sindical por la Unión General de Trabajadores (UGT) porque se lo pidieron: “Como yo siempre hablaba y estaba en medio, como el ajo, pues me metieron. Y la verdad es que me gusta”.

¿Soledad, nos puedes contar cómo es el trabajo de una camarera de piso en un lugar como Playa de Palma?

El trabajo es agobiante. Actualmente llevamos 24 habitaciones al día. Antes hacíamos 21, pero desde hace dos años nos subieron a 24, todo a 3 y 4 camas, y a parte cunas. Además como el hotel es un complejo tenemos que ir a varios pisos en diferentes edificios. Es una locura. Ya no es el trabajo en sí, es que tú imagínate no tener todas las habitaciones en el mismo lugar. Tienes que salir, cruzar una carretera, andar 5 ó 6 minutos para llegar al otro edificio, situarte, y empezar a trabajar.

A parte trabajamos sin toallas, sin sábanas, porque los hoteles no están preparados para el aforo que tienen y no tienen ropa suficiente. Entonces tú tienes que hacer esa habitación, pero te tienes que ir a otra y dejarla sin terminar, y después tienes que volver para poner las toallas o sábanas que te faltaban, con el retraso que eso conlleva. Y si llamas a lavandería te pueden tener 10 minutos colgada al teléfono.

Esto tiene que provocar mucha tensión y frustración.

A lo largo del día vas cogiendo estrés, y llega un momento que cuando en la mañana te dan la chuleta de trabajo, te das de cabeza contra la pared. Cuentas las salidas, los cambios de sábanas y donde tienes que ir… Y hay veces que ya le pierdes el respeto y le dices: "¿Pero tú estás tonta o qué? ¿Pero tú tienes frente? ¿Pero tu sabes lo que me has hecho? ¿Tú sabes lo que es poner 90 sábanas?". Es que se te cruzan los cables. Genera mucha frustración no poder hacer bien el trabajo que una tiene. Y eso provoca mucha tensión. Llega un momento en que saltas con las compañeras, con los jefes y con todo Dios. Porque te das cuenta que por muy bien que quieras hacer tu trabajo no tienes el tiempo, y además es que no te dejan.

¿Siempre ha sido así?

Siempre hemos tenido mucho trabajo, pero con la crisis esta situación se ha agudizado. Cuando empecé hace 19 años, teníamos muchísimo trabajo pero éramos como una gran familia y el trabajo se podía llevar, nos ayudábamos entre compañeras. Ahora ha crecido el número de eventuales y hacen lo que les dicen. Y esto está perjudicando el trabajo de las fijas discontinuas porque se supone que si ellas pueden nosotras también. Entonces cuando nos quejamos nos dicen que la puerta la tenemos abierta y hay una cola que da al vuelta.

Imagino que las eventuales, por miedo, aceptan trabajar de un modo más intenso.

Las eventuales trabajan todo lo que les digan, e incluso son capaces de venir hasta tres semanas sin librar ningún día. No tienen un día fijo para descansar, y tampoco lo piden.

Las delegadas sindicales les decimos que están en su derecho, que lo pidan, que las acompañamos donde haga falta. Cuando les contamos esto nos dicen que se lo pidamos, pero cuando se dan cuenta que tienen que ir contigo ya no les interesa, no les va bien, o hasta te dejan con el culo al aire y dicen que nos lo hemos inventado, que no es verdad que ellas haya pedido eso, y que estamos pidiendo algo en beneficio nuestro.

Otra cuestión que debe influir también en cómo se están deteriorando vuestras condiciones debe ser la misma evolución que ha tenido el destino turístico.

Sí, es que antes el cliente se quedaba como mínimo 7 días, y muchos estaban 14 ó 15 días, pero ahora se quedan solo 3 ó 4 días, y esto quiere decir que las mismas habitaciones las haces de salida hasta 3 veces por semana. Imagínate, cada día hago unas 10 salidas de 4 camas de este tipo de gente.

¿A qué te refieres?

Es que además de las habitaciones tienes que hacer pasillos porque te han vaciado los extintores, limpiar las vomitadas, recoger las botellas estrelladas, tienes que hacer mil cosas, que realmente no deberían ser nuestra competencia

Entiendo. Lo que ocurre es que los hoteleros en Playa de Palma o Magaluf están apostando por traer clientes a toda costa y eso tiene también consecuencias para vosotras.

Lo que están trayendo para rellenar y ganar ellos dinero es lo que no quieren en ningún país. Los clientes llegan al hotel a las 2, las 3, las 4 de la mañana pegando gritos, saltan por los balcones, hacen de todo, se desnudan, se ponen a tener sexo en medio de la calle,… ¿Pero qué pasa aquí? Y la policía parece que mira para otro lado. Se nos han deteriorado mucho las cosas.

La gente que nos traen es lo peor de lo peor. Entras a una habitación y no sabes qué es lo que te puedes encontrar, porque pones el pie y lo mismo te encuentras una botella esparramada, que cristales, que cualquier cosa.

Y es un riesgo también para tu salud.

Yo estoy de baja desde hace un mes. Al entrar en una habitación llena de maletas y con todo tirado, resbalé con la arena que había en el suelo y me pegué un trompazo que quedé con la rodilla en el rail de la ventana. Tengo un hematoma grandísimo y pasé los primeros diez días inmovilizada en cama y ahora estoy con seguimiento médico.

¿Qué garantías tienes en estos casos o si los problemas de salud van a más?

Si vas a la mutua y te dan "apta con restricciones" nos dicen que lo que tenemos que hacer es buscarnos otro puesto de trabajo, porque este no nos va bien. O sea, renunciar a tu puesto de trabajo y a buscarse la vida. No te dan la baja profesional pero al mismo tiempo te están diciendo que no puedes desarrollar ese trabajo, que lo que tienes que hacer es buscarte otro. Y tú ya me explicarás a mi, con la crisis que hay, una persona de cincuenta y tantos años dónde va a encontrar trabajo si no lo encuentra una de treinta.

TURISMOS EN DISPUTA

El blog de Ernest Cañada

Sobre perspectivas críticas en el turismo y alternativas comunitarias

Investigador y comunicador social. Trabaja actualmente como coordinador de Alba Sud. Es docente en la Universidad de Barcelona, miembro del Grupo de Investigación en Desigualdades en Salud (GREDS) - Employment Conditions Network (EMCONET) de la Universidad Pompeu Fabra (Bsrcelona); miembro experto del Consejo Turismo y Ciudad de Barcelona; investigador asociado al Centro de Análisis Socio Cultural de la Universidad Centroamericana (UCA) en Managua, Nicaragua. Actualmente reside en Barcelona, y entre 2004 y 2014 vivió en Centroamérica.

En este blog hablamos de turismo en plural, de su impacto en el trabajo y también en el mundo rural, de los procesos de desposesión que conlleva, de las condiciones laborales de sus trabajadores. Pero también de los esfuerzos comunitarios y de amplios sectores sociales por controlar territorios, recursos y formas de organizar esta actividad para, en definitiva, construir alternativas democratizadoras.

Ir a blog »

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.